El regalo típico colombiano de Gustavo Petro a Antony Blinken

4 Octubre 2022, 10:52 AM
Share
En medio de su reunión en Bogotá, el presidente Gustavo Petro le preparó un regalo muy colombiano al Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken

La visita a Colombia del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken,  a Colombia, terminó robándose todas las miradas esta semana por la importancia de dicha reunión para el delineamiento de las relaciones bilaterales entre ambos países durante los próximos cuatro años. Un encuentro que terminó marcando muy pocas diferencias y una importante cantidad de puntos en común, sobre todo en lo que respecta a la lucha contra las drogas. 

El narcotráfico, la paz, la reforma agraria y el medio ambiente fueron los temas que trataron en la Casa de Nariño Gustavo Petro y Blinken. Destacando que después de su reunión ambos dieron declaraciones en las que, de hecho, Estados Unidos dejó en claro que apoya el enfoque integral de Colombia en la lucha contra las drogas. Una que estaría más enfocada en los macroproblemas que en la criminalización del campesino productor. 

Al final, Blinken aseguró que apoya “firmemente el enfoque integral de la administración”, señalando que la lucha contra el narcotráfico tenía que ir más allá que el simple fortalecimiento de las fuerzas militares, incluyendo un componente de justicia para el campesinado que se ve obligado a participar en la cadena de producción de la droga; así como la lucha contra la desigualdad, considerada raíz de la inseguridad y la guerra.

Sin embargo, por lo que se sabe hasta el momento esta no fue toda la cercanía lograda entre Gustavo Petro y el líder diplomático estadounidense, quien además se habría vestido sin problema una ruana boyacense de cuatro puntas que el mandatario colombiano le regaló en medio de la jornada. Como lo hizo público el presidente a través de una fotografía en su cuenta personal. 

“Mi regalo a Blinken”, fue el mensaje de Petro en el trino donde aparece él junto a Francia Márquez, observando al experimentado diplomático estadounidense mientras vestía con felicidad esta prenda típica del departamento de Boyacá.

En sí, lo dialogado entre Petro y Blinken sobre el narcotráfico se podría reunir en cuatro puntos clave: la descriminalización del campesino cultivador de coca,  la necesidad de erradicar forzosamente los “grandes cultivos industriales de coca”, de seguir adelante con la reforma agraria y reforzar los sistemas de inteligencia contra el tráfico de droga. Eso sí, reafirmándose en que para ninguno de estos puntos se buscará el empleo de glifosato. 

Sin embargo, otros puntos como la extradición marcaron algo de diferencia, ya que el presidente Petro volvió a dejar clara su intención de que un integrante de una estructura criminal que “decida acogerse a la justicia en Colombia y dar garantías de no repetición, no sea extraditado”. Esto también va de la mano con lo que han llamado desde el gobierno “la paz total”, sobre la que reveló que varias organizaciones multicrímen ya le han mandado cartas donde manifiestan su intención de desmantelarse

En ese orden de ideas, el presidente señaló que el foco debe estar en la “justicia reparativa”, que depende de que los criminales contribuyan a la verdad, reparación de sus víctimas y den garantías de no repetición”. Aunque, por otro lado, reiteró que todo criminal que no se acoja a la justicia o se burle de los beneficios, será extraditado..

Por otro lado, un tema que si llegó a generar un pequeño choque de trenes entre Petro y Blinken fue la opinión del mandatario colombiano de que Cuba debería ser retirada 

El otro regalo muy colombiano de Petro

 

Una noticia que ha estado en el ojo público reciente es la reanudación de las relaciones bilaterales entre Colombia y Venezuela, en cabeza del presidente Nicolás Maduro. Un evento que, de hecho, ya derivó en la reapertura de la frontera física de ambos países y los anuncios del regreso gradual de las relaciones comerciales, militares, de cooperación, culturales, entre otras tantas que se vieron afectadas por siete años de cierre fronterizo. 

No obstante, hay que decir que todo esto fue antecedido por el nombramiento bilateral de funcionarios diplomáticos, que por el lado de Colombia llegó con Armando Benedetti como nuevo embajador en Venezuela del gobierno Petro. Algo que llevaba años sin suceder, ya que por lo menos el gobierno anterior intentó hasta el último día mantener relaciones con el presidente interino de Venezuela, no oficial, Juan Guaidó.

Y así sucedió, al tiempo que Venezuela nombró como embajador en Colombia al exministro de Relaciones Exteriores, Félix Plasencia. De hecho, se podría decir que la relación empezó bastante bien, no solamente por los espaldarazos públicos que Maduro le ha dado a propuestas de Petro como “la paz total”, sino también por un cruce de regalos que llegó a darse entre Benedetti y el presidente venezolano

Esto sucedió exactamente a finales de Agosto, cuando Benedetti apenas estrenaba su cargo y le regaló a Maduro un sombrero vueltiao bordado con los colores de la bandera de Colombia, al tiempo que el diplomático colombiano recibió un cuadro del libertador Simón Bolívar. Intercambios de regalos, muy a lo colombiano, que al parecer seguirán siendo frecuentes en la diplomacia del nuevo gobierno. 

KienyKe Stories