El cambio en el SOAT que busca beneficiar a mascotas y otros animales

29 Septiembre 2022, 06:24 PM
Share
Un nuevo cambio que apunta al SOAT, podría aumentar su cobertura con el fin de beneficiar a los animales que terminen afectados en un accidente de tránsito.

En el Congreso de la República se alista un proyecto de ley que busca aumentar la cobertura del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), específicamente para los animales domésticos y silvestres que pueden llegar a verse involucrados en este tipo de situaciones. Mismos que hasta el día de hoy no son contemplados como víctimas en ningún siniestro vial. 

Se trata de una iniciativa del ex alcalde de Pereira y senador Juan Pablo Gallo, quien señala que la principal motivación es proteger “a los que no tienen voz por su condición animal para poder expresar el dolor que sienten al sufrir un accidente causado por un vehículo automotor o motocicleta”. Además de intentar darle solución a la problemática de los animales accidentados, que muchas veces terminan necesitando de atención especial de un médico veterinario. 

Para ello, lo que propone el proyecto es básicamente incluir a los animales domésticos y silvestres en el SOAT, garantizando que su atención médica estará cubierta en caso de cualquier eventualidad.

Soat

Así las cosas, ya en el articulado, el senador Gallo propone cambiar el artículo 2 de la ley 769 de 2002, que dicta el Código Nacional de Tránsito Terrestre, en el que se pretende estipular que para efectos del SOAT se considere víctima a: “Toda persona y/o animal doméstico y silvestre que ha sufrido daño en su salud como consecuencia de un accidente de tránsito, causado por vehículos automotores y/o motocicletas en movimiento”. Por ende, también serían beneficiarios del SOAT en caso de siniestro. 

De esta manera, un accidente de tránsito quedaría conceptualizado como, además de un evento que obstaculice el tráfico y  genere afectación a una persona o bien involucrado, un suceso en el que resulte afectada en cualquier grado la salud de un animal. 

De hecho, el senador hizo claridad de varias categorías de animales domésticos que entrarían a ser cubiertos por el SOAT: de compañía, animales usados para trabajos en beneficio humano, también los empleados para la producción (en actividades económicas) y animales de soporte emocional. Además de los silvestres y ferales, que son los que han escapado de su vida doméstica para adoptar una vida salvaje. 

Soat

Finalmente, ya en el marco normativo que respaldará las nuevas coberturas del SOAT, el proyecto del senador Juan Pablo Gallo contempla que además de pagar los gastos de las personas lesionadas, el seguro deberá cubrir “los gastos veterinarios, consistentes en medicamentos, cirugías, atención de urgencias, hospitalización y demás”. 

“El animal doméstico y silvestre víctima de accidente de tránsito deberá ser atendido en el centro de atención veterinaria más cercano al lugar del accidente, que cuente con las condiciones legales y técnicas para prestar la atención requerida”, señala el documento. Algo que hasta el momento no estaba contemplado en el seguro vehicular y que generalmente corría por cuenta de los conductores, alguna persona solidaria o incluso, en el peor de los casos, terminaba con la muerte del animal al nadie costar los gastos veterinarios. 

De hecho, en este último punto yace una de las claves más innovadoras del proyecto, ya que al extender la cobertura sobre los animales ferales, se entendería por ejemplo que el SOAT cubriría los gastos de perros y gatos callejeros, por ejemplo. 

Todavía más, se deja claro que los recursos para dicha atención veterinaria al animal, previa presentación del seguro en regla, correrá por cuenta del mismo y será cobrado al SOAT directamente por la entidad que preste la atención. Mismo protocolo aplicado cuando la víctima de los accidentes es una persona. 

Soat

El SOAT en fuego cruzado 

SOAT

Uno de los últimos puntos del proyecto de ley sobre los animales en el SOAT, contempla que este seguro debería para tal fin destinar un “0,5% de las primas que recauden anualmente” y trabajar en coordinación con las entidades estatales. Es más, insta al Gobierno Nacional (en caso de ser aprobado) a que tome medidas para reglamentar esta ley en menos de seis meses. 

Sin embargo, por otro lado, lo cierto es que este puede ser un tema tan sensible como complicado, teniendo en cuenta la problemática que en este momento vive el SOAT. Lo que es más, tampoco se deja claro si al aumentar la cobertura del seguro y por ende aumentar el riesgo, se vea implícito un aumento en el precio que paga cada colombiano por adquirirlo. 

Lo anterior, porque como es bien sabido el SOAT, que es uno de los seguros obligatorios para vehículos más costosos de la región, sufre desde hace un tiempo un fuerte déficit derivado (según Fasecolda) de la accidentabilidad del país, en parte por el aumento considerable de usuarios de motocicleta en el país. 

A eso se le suma el fenómeno de la evasión en la compra del seguro, una normatividad laxa en materia de seguridad vial de actores clave como motociclistas y ciclistas, así como los siempre presentes cobros irregulares del SOAT que generan golpes considerables en las finanzas del sistema. 

En todo caso, hay que dejar claro que nada de eso tiene que ver con los animales y la necesidad de solucionar un flagelo que les afecta y muchas veces los deja a merced de un protocolo en el que la prioridad son los humanos. Eso, al tiempo que la sociedad se encamina en la tendencia de aceptar jurídicamente a los animales como uno más del núcleo familiar. 

KienyKe Stories