Desplazamiento en Norte de Santander tras incremento de la violencia

Publicado por: juan.sacristan el Lun, 20/07/2020 - 14:25
Share
La masacre de seis personas, la muerte de dos soldados y el asesinato de un líder comunal provocaron el desplazamiento por temor de más violencia en Norte de Santander.
Desplazamiento forzado

Luego de una masacre de seis personas en zona rural de Norte de Santander, el día sábado 18 de julio, cientos de personas fueron desplazadas por las condiciones de seguridad e incertidumbre que deja la violencia en el departamento.

La OEA rechazó la masacre de las seis personas y confirmó que el hecho provocó el desplazamientos de cientos de personas del municipio. La masacre se presentó en la vereda Totumito, jurisdicción de Cúcuta, Norte de Santander. En ese lugar fueron hallados seis cuerpos que habrían sido asesinados por miembros de Los Rastrojos.

Además, la Asociación Campesina del Catatumbo señaló que además de la masacre, en el mismo municipio fue asesinado Ernesto Aguilar Barreras, de 34 años de edad, quien era miembro de un Comité Veredal Campesino de la organización y miembro de la Junta de Acción Comunal.

La víctima se transportaba en un vehículo en compañía de otra persona y según versiones de la comunidad, tras ser detenido en su marcha fue conducido hacia la parte alta de la vereda el Totumito, perteneciente a la zona rural de Cúcuta en donde posteriormente fue asesinado.

Este hecho y la masacre presentada en la mañana del sábado agravaron la crisis humanitaria y de derechos humanos que vive la comunidad de Norte de Santander. “Se generó el desplazamiento forzado de al menos 120 personas que se encuentran en la vereda Vigilancia, municipio de Cúcuta, quienes han manifestado su temor ante la inminencia de una posible incursión en horas de la noche del fin de semana en contra de la comunidad, por parte de grupos armados que hacen presencia en el lugar, temor que se refuerza ante la ausencia de instituciones del Estado Colombiano que generen las garantías suficientes a la vida, integridad y demás derechos conexos”, señaló Ascamcat.

La Consejería Presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales de Presidencia, indicó que el hecho se presentó en un contexto de violencia generada por grupos armados al margen de la ley, que se disputan el control territorial de la zona. 

“Actos como estos son repudiables desde todo punto de vista, pues constituyen una clara violación a los derechos humanos de nuestra población. Esta Consejería manifiesta su solidaridad con las familias de las víctimas”, señaló la consejera Nancy Patricia Gutiérrez. 

La entidad aseguró que se está haciendo un constante seguimiento y monitoreo a las situaciones de derechos humanos que se presentan en el departamento y estableciendo acciones para garantizar los derechos humanos de la población.

“Continuaremos en la ardua labor de fortalecer la promoción y protección de los derechos humanos en todo el territorio nacional. Las voces de los colombianos no serán silenciadas por el actuar de quienes quieren atentar contra la democracia y los derechos fundamentales de todos nosotros”, dijo la consejera Nancy Patricia Gutiérrez Castañeda. 

El Ejército informó que se encuentra en la zona para garantizar la seguridad de los habitantes y brindar apoyo en el retorno de las personas que se han desplazado del territorio. Así mismo, las entidades instaron a la Fiscalía para adelantar las acciones que permitan dar captura a los responsables.

El sábado en la mañana, en la vía que conduce hacia Cúcuta, fue atacada con explosivos una tropa del Ejército que ejercía controles de vigilancia. El hecho provocó la muerte de dos de los uniformados y ocho más resultaron heridos.