UdeA propone a Quintero nuevo protocolo de manifestaciones

Publicado por: admin el Vie, 21/02/2020 - 06:01
Share
Este 21 de febrero y luego de los disturbios que se presentaron al interior de la Universidad de Antioquia, la rectoría de esta institución rechazó los hechos violentos que lograron opacar la movil
UdeA propone a Quintero nuevo protocolo de manifestaciones
Este 21 de febrero y luego de los disturbios que se presentaron al interior de la Universidad de Antioquia, la rectoría de esta institución rechazó los hechos violentos que lograron opacar la movilización pacífica que había sido convocada por colectivos universitarios y pusieron en riesgo la vida e integridad de decenas de personas. El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, aseguró que lo que se vivió este jueves fueron dos caras de las misma moneda. Por un lado dice que le garantizó todos los derechos a la movilización del paro de Fecode, pero por otro tuvo que intervenir con el Esmad en lo que estaba ocurriendo al interior de varias universidades de la capital antioqueña. [single-related post_id="1254214"] Las decisiones del mandatario local están basadas en su protocolo de seguridad que creó para evitar que encapuchados utilicen los campus universitarios con el fin de armar elementos explosivos que después son lanzados hacia los uniformados.  La rectoría de la Universidad de Antioquia afirmó que fueron informados, lo que no significa que hayan sido consultados sobre el ingreso de la Fuerza Pública a nuestras instalaciones, es decir que en ningún momento hubo de por medio autorización alguna. https://twitter.com/QuinteroCalle/status/1230832475108188161 "Como lo hemos expresado con anterioridad, consideramos que es una medida que debe evaluarse, serenamente, a la luz de los principios de proporcionalidad y razonabilidad", indicó el claustro educativo.  Igualmente le hizo un llamado a Quintero para trabajar, en conjunto con la comunidad universitaria, las organizaciones de derechos humanos y la institucionalidad de la ciudad, en la construcción de un nuevo protocolo que permita disminuir las acciones violentas, al tiempo que garantice los derechos ciudadanos a la protesta en un marco de civilidad.