Las secuelas que quedan en los pacientes críticos del Covid-19

Publicado por: richard.ladino el Lun, 25/05/2020 - 07:48
Share
Creado Por
Agencia UNAL
Dificultades respiratorias, cardiacas y cognitivas son algunas de las secuelas que puede enfrentar el paciente infectado por SARS-CoV-2, una vez haya salido del estado crítico.
paciente

Dentro de las secuelas neurológicas, hasta un 36 % de los pacientes puede desarrollar síntomas como cefalea, delirio, convulsiones y deterioro de la capacidad cognitiva. El delirio puede afectar incluso hasta el 80 % de los pacientes que pasan por la unidad de cuidados intensivos (UCI), por lo que es una situación que se debe evaluar de forma temprana.

Por tratarse de una enfermedad reciente, las secuelas de la COVID-19 a largo plazo son completamente desconocidas. Aún en el campo de la rehabilitación no existe mucha información consolidada, relacionada tanto con la hospitalización como después del egreso hospitalario.

 

Según la doctora Liliana Rodríguez Zambrano, especialista en Medicina Física y Rehabilitación de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en pacientes con síndrome respiratorio agudo (SRA) se ha encontrado alterada la capacidad de difusión de monóxido de carbono, incluso de manera persistente en un 60 % por debajo de lo predicho.

Así mismo, un estudio adelantado en China demuestra que cerca del 20 % de los pacientes con secuelas cardiacas tenían una lesión asociada (arritmia, insuficiencia cardiaca, miocarditis, entre otras), lo que se relaciona con las comorbilidades.

A nivel general corporal se pueden presentar otras secuelas, como estenosis traqueal, deterioro cognitivo leve, capsulitis adhesiva, lesión de plexo braquial, taquicardia persistente, osificación heterotópica, neuropatías por atrapamiento, lesiones de piel, pérdida de audición neurosensorial, y casos de amputación relacionados con la trombosis posenfermedad.

Estrategias de rehabilitación

La Asociación Colombiana de Infectología propone ocho puntos a tener en cuenta al momento de elaborar estrategias de rehabilitación para pacientes recuperados de la COVID-19.

El primero de ellos es considerar la estabilidad hemodinámica del paciente, es decir, que este tenga una frecuencia cardiaca en reposo menor al 50 % de la frecuencia cardiaca máxima esperada para la edad, una variabilidad para la presión arterial menor de un 20 %, un electrocardiograma normal y que la saturación de oxígeno sea mayor al 90 %, entre otros.

Realizar posturas de prevención para los pacientes evitaría lesiones. La movilización de prevención cada dos horas consiste en mover al paciente en posición decúbito prono (boca-abajo). También se deben realizar movilizaciones terapéuticas progresivas y de manera pasiva (posterior a las 48 horas de recuperado).

Además es importante considerar los medios físicos, siempre y cuando no estén contraindicados y tengan objetivos específicos, como el entrenamiento muscular.

Se debe tener en cuenta la respiración del paciente, ya que es muy posible que presente polineuropatía, sobre la que estudios muestran que hasta el 50 % de pacientes con SRA y que han estado en UCI pueden llegar a padecerla. Consiste en tener dificultades de destete de la ventilación mecánica, se presenta una debilidad generalizada e incluye una debilidad diafragmática.

También se recomienda tener en cuenta la comunicación, ya que es necesario estandarizar el lenguaje que pueda emitir el paciente, o al menos que tenga unas indicaciones claras, por lo que será necesario el apoyo de un fonoaudiólogo.

Por último, se recomienda considerar una interconsulta con el área de fisiatría, si se llegan a presentar algunas variaciones en los parámetros de estabilidad, y evaluar si se puede continuar o suspender la intervención.

“La rehabilitación debe ser un pilar en estos pacientes y los ayudará a acelerar procesos de recuperación, sobre todo aquellos que quedan con alteraciones residuales posterior a la UCI; esto facilitará un egreso más rápido y que las camas estén disponibles de una manera más ágil, para pacientes que vienen con otras alteraciones o incluso con la misma enfermedad”, señaló la especialista.