Prevenir y diagnosticar enfermedades de transmisión sexual en 2021

Publicado por: felipe.lopez el Mar, 20/04/2021 - 15:14
Share
Las enfermedades de transmisión sexual continúan siendo una preocupación desde el sector de la salud.
enfermedades de transmisión sexual

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la reproducción sexual es fundamental para el bienestar general de las personas, las parejas y las familias, e influye en el desarrollo social y económico de las comunidades y los países. Para lograr una salud sexual óptima, es necesario que se brinde un enfoque positivo y respetuoso a través de la información a los ciudadanos para que puedan tener encuentros sexuales seguros. 

Este es un tema muy amplio, que abarca una gran variedad de asuntos como los métodos anticonceptivos e identidad de género; así como enfermedades e infecciones de transmisión sexual. Según Andrea Rincón, médica familiar y líder de consulta externa de Vitalea (el modelo de atención particular de laboratorios Colcan), “las ETS - enfermedades de transmisión sexual- son infecciones que se transmiten de una persona a otra durante el sexo vaginal, anal y oral. Estas pueden ser peligrosas pero la mayoría son fáciles de tratar”.

¿Cuáles son los síntomas de las ETS?

Si bien muchas de estas enfermedades pueden aparecer sin ningún síntoma, sí son altamente contagiosas, por ende, es importante que las personas con una vida sexual activa se realicen constantemente los exámenes diagnósticos de algunas de las ETS más comunes como el VIH, la gonorrea, la clamidia, el virus del papiloma humano (VPH), la sífilis, el herpes genital, el sida y la hepatitis B y C. 

Los síntomas de estas enfermedades son variados y se dividen según el género del paciente y del tipo de infección. Es muy común que las mujeres presenten síntomas como rasquiña en la zona vaginal, flujo fétido y de color amarillo o verdoso, además de dolor en las relaciones sexuales, lesiones en la piel como vesículas o granitos que pueden ulcerarse y volverse más grandes. 

Por otro lado, en los hombres los síntomas están asociados a secreción por el pene que puede ser de coloración amarilla o verdosa, además de rasquiña en el pene o lesiones en la piel de la pelvis o de los órganos genitales. Este último síntoma es bastante común y suele generar gran incomodidad al paciente. Para los casos del virus del VIH y el virus de la Hepatitis no suelen presentar síntomas en la región genital pero se presentan algunos más graves como pérdida de peso, sudoración nocturna, dolor abdominal, fiebre sin causa alguna, entre otros síntomas.

¿Qué exámenes debe realizarse? ¿Cada cuánto tiempo?

Para identificar las infecciones de transmisión sexual se utilizan varios tipos de técnicas y exámenes. Los más comunes son los exámenes en sangre donde se identifican infecciones como el VIH, la sífilis, la hepatitis B y C, además de los anticuerpos para otras infecciones.

Así mismo, se utiliza el panel molecular, el cual detecta diferentes tipos de microorganismos como virus del Papiloma Humano, bacterias, parásitos y hongos que causan infecciones del tracto genital. Este panel se realiza con una muestra de semen o de orina en el caso de los hombres, y en el caso de las mujeres idealmente con una muestra de las secreciones del cuello uterino, la cual se toma de una manera muy parecida a la citología vaginal.

La recomendación para realizar este tipo de exámenes es cada año, pero si el paciente tiene algún factor de riesgo que aumente la probabilidad de adquirir este tipo de infecciones se recomienda hacerlas cada 6 meses o antes, según indicaciones médicas. 

¿Sirven los métodos anticonceptivos para protegerse de estas enfermedades?

El principal método de anticoncepción para evitar las ETS es el condón masculino o femenino, dado que es el único método de barrera que previene el contacto con diferentes microorganismos. Si se usan otros métodos de anticoncepción, como las pastillas sin el condón, se mantiene un riesgo algo de contagio de alguna ETS. 

También hay que tener en cuenta el tipo de relaciones sexuales que habitualmente se tengan, dado que hay varios microorganismos que se pueden transmitir tras el contacto con mucosas como la boca o el contacto piel con piel como algunos virus, por lo cual siempre se debe utilizar el condón en prácticas sexuales no genitales.

Las pastillas, el dispositivo intrauterino y los otros métodos hormonales no protegen de las infecciones, es por eso que existe el término de “doble protección”, que invita a las personas a utilizar el anticonceptivo femenino de elección y el hombre el condón masculino. 

Para la especialista Andrea Rincón, “ir a un laboratorio a solicitar estos exámenes es aún un tema tabú en nuestra sociedad. Sin embargo, todas las personas que hayan iniciado su vida sexual deberían realizar estos chequeos de manera regular, sobre todo cuando se hayan mantenido relaciones sin protección, no importa si se tiene una sola pareja sexual por mucho tiempo. Además, los pacientes cuentan ahora con laboratorios con modelos de atención preferencial como Vitalea en los que se entrega una atención más personalizada y privada para la realización de estos exámenes”.

Siga a KIENYKE en Google News