Álvaro Clavijo, el alquimista de los sabores

Publicado por: admin el Mié, 05/02/2020 - 13:50
Share
Álvaro Clavijo hace alquimia con los sabores. Nunca pensó en ser el mejor chef ni en tener el mejor restaurante, pero lo está logrando.

Estudió en Barcelona, luego en París en donde trabajó e
Álvaro Clavijo, el alquimista de los sabores
Álvaro Clavijo hace alquimia con los sabores. Nunca pensó en ser el mejor chef ni en tener el mejor restaurante, pero lo está logrando. Estudió en Barcelona, luego en París en donde trabajó en un restaurante latinoamericano a donde va a parar una capa de estudiantes colombianos. Su sazón pasó por Noma, nada menos que el restaurante por donde se ven los mejores chefs del mundo y trabajó en Atera en Nueva York, restaurante con dos estrellas Michelin. Su experiencia se hace evidente hoy con su restaurante El Chato, empezó hace cuatro años en una calle pintoresca en el barrio Quinta Camacho de Bogotá. Con un aire discreto y apasionado, Álvaro ofrecía un menú único en donde empezaba a descubrir la riqueza de nuestro país en los ingredientes. Poco a poco ha ido viajando por diferentes regiones del país y ha sido testigo del tesoro que guarda nuestra tierra con la que se puede hacer explosión de sabores y así lo ha hecho. Hoy su restaurante habita en la esquina de una cuadra muy transitada de Bogotá en Chapinero y sus platos mezclan de manera determinada unos sabores insospechados. El Chato hoy está en la lista de los 10 mejores restaurantes de Latinoamérica, posición que solo ocupa un colombiano. Para Álvaro, su pasión está en descubrir mezclas y exprimir los sabores para que la experiencia al momento de probarlos sea única e irrepetible, por eso recomiendo que cuando uno tenga el placer de sentarse en sus mesas sea curioso y pida varias entradas y varios postres. Sobre el emprendimiento gastronómico, Álvaro hace evidente que los tiempos han cambiado y que los cocineros de antes ahora son chefs famosos, él ya lo es, pero ni su ego ni su fama le hacen perder su foco. Quiere seguir inyectándole toda la energía al Chato y no tienen ningún interés en hacer 20 restaurantes, construir día a día éste lo deja muy contento. El reto siempre es que le gente entre a comer y eso no depende de él, de lo que de él si depende es de creer en lo que hace y de hacerlo con empeño. El chef que lo inspira es Iñaki Aizpitarte, creador de Chateaubriand en Francia, no es para menos, el nombre de este restaurante aparece entre los mejores del mundo. No dejen de probar el Chato en la Calle 65 #4-76 y de seguir su intagram @elchato_rest. https://youtu.be/9VDAUh-HOrg