Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

Indicadores Económicos

Los juegos del hambre, la valentía, la determinación y la melancolía

La magia del audiovisual, los efectos y una buena actriz arrastran con la poca expresividad de ...
Los juegos del hambre

La primera noticia sobre la película me hizo pensar: “oh dios… no les basta con Crepúsculo. Ahí viene otra saga romanticona y hasta masoquista para seguir multiplicando estereotipos y clichés”. Al leer el libro la percepción cambió: no será narrativamente perfecto pero tiene un cierto encanto, tal vez la temática, que lo obliga a uno a pensar el tipo de sociedad que habita. Al ver la película todo se va a otro nivel, en definitiva: la magia del audiovisual, los efectos y una buena actriz arrastran con la poca expresividad que a ratos demuestra la autora del libro.

Los tributos saltaron a la arena y algunos temas de fondo quedaron de lado para dar paso a las escenas de caza humana. Los abusos de poder, el sometimiento por parte del Estado, la violencia entre jóvenes o contra ellos, la pobreza de las regiones (tan preocupante en estos días en Colombia) y la rebelión, se ven muy superficialmente en la película… y cuando lo hacen es sólo como entretenimiento y no como una crítica social, que a decir verdad tiene más peso en el libro.

Ahora, y sin importar si el entretenimiento o la crítica social son el eje de la película, lo interesante (y la principal diferencia con otras sagas) está en la actriz. Los juegos del hambre reemplaza magistralmente el estereotipo del héroe clásico, sobra decirlo masculino, que nos han vendido históricamente y le da paso a una actuación brillante, con carácter, variada en matices y marcada por la incertidumbre.

Sí, Jennifer Lawrence le imprime la fuerza necesaria y se identifica totalmente con la Katniss Everdeen que describe el libro; retratándola como una heroína capaz de variar entre la valentía, la determinación y la melancolía, incluso en los momentos más difíciles. Tanto, que pese al mundo de ficción en que transcurre la historia, Katniss parece un personaje real.

-¿Sabes por qué dejamos a uno de ellos vivo? –pregunta el presidente Snow.
-No –responde Seneca Crane.
-Si la razón es intimidarlos para que no se rebelen ¿por qué simplemente no los tomamos en su distrito y los masacramos a todos, a los 24? –Vuelve a dudar Snow.
-Seneca mira desconcertado y creyendo tal vez que lo importante es el espectáculo.
-Por la esperanza. Un poco de ella siempre es positiva: los obliga a creer. Mucha, podría ser peligrosa. Por eso sólo uno puede vivir –cierra Snow.

Y ahí se refleja completamente el espíritu, no sólo de Katniss sino también de la película misma: la valentía de una mujer guerrera que por amor será capaz de enfrentarse a sus propios miedos y al régimen que oprime a doce distritos. Atrás queda aquel recuerdo dulzón de otras sagas, aunque sea sólo por un momento, pues los lectores del libro bien saben que en las dos siguientes entregas el triángulo amoroso se profundiza, igual que la batalla.

Para resaltar: el casting es perfecto. Donald Sutherland en la piel del presidente Snow, Lenny Kravitz como Cinna, Stanley Tucci como Caesar, Woody Harrelson como Haymitch, Elizabeth Banks como Effie, Alexander Ludwin como Cato y Wes Bentley como Seneca se mezclan maravillosamente con los dos actores principales. Valió la pena incluir todas esas escenas de Snow y Seneca que no estaban en el libro.

¿Qué faltó del libro? Es posible que una mayor explicación sobre la diferencia entre los panes de cada distrito, y sobre el Sinsajo y la traición que representa para El Capitolio, hagan falta en las próximas entregas. Aunque no es grave.

En conclusión: en Los juegos del hambre se materializa ese extraño caso en que la película supera al libro.

www.twitter.com/jadinsamit

Haga clic para ver el tráiler de Los juegos del hambre.

Sobre el autor: “siempre he pensado que la vida es como una película: cada persona tiene su papel y cada canción nos recuerda algo (¿o a alguien?). Eterno aprendiz y crítico audiovisual, enseña la cátedra América Latina a través del cine y en los tiempos libres es Comunicador social”.

Anteriores publicaciones:
Batman y la genialidad de Nolan: ¡un cierre épico!
Perfección/dudas. Prometheus y las preguntas sin respuestas
Blancanieves y la paz de los hermanos Grimm
The Avengers: tras la conquista de los nuevos frikis del comic
Meryl Streep y el Oscar:una historia muy singular
Los juegos del hambre, la valentía, la determinación y la melancolía
Hugo Cabret y la magia del cine dentro del cine
Porfirio: entre la mitificación del villano y la reparación de la víctima
La chica con el dragón tatuado, estética de la violencia
De La cara oculta y otros demonios del cine colombiano

  • Lina María López Restrepo

    Buena pelicula, muy mal final.

    • Jhoanna

      Aún no se ha acabado, los libros son una trilogía, son 4 películas en total.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310