18 años de la masacre de Bojayá, un amargo recuerdo

Publicado por: bibiana.riascos el Sáb, 02/05/2020 - 19:01
Share
Después de casi dos décadas, la comunidad aún llora a sus familiares.
Créditos:
Cortesía

Ya son 18 años desde aquel 2 de mayo que marcó un antes y un después en la historia en Colombia. El municipio de Boyajá, en Chocó, vivió uno de los actos más atroces en la historia del conflicto armado en el país.

El estallido de un cilindro bomba, lanzado a la iglesia católica de Bellavista, en donde la población civil se resguardaba de los enfrentamientos entre grupos criminales, dejó más de 100 heridos, miles de familias desplazadas y cerca de 83 víctimas mortales.

“Después de casi dos décadas, la comunidad aún llora a sus muertos. Sin embargo, este sábado se recordará la tragedia con un componente muy especial: es el primer 2 de mayo en el que saben dónde reposan los cuerpos de sus familiares”, indicó la Unidad para las Víctimas.

Lea también: Procuraduría General de la Nación asume investigación por presuntas interceptaciones ilegales del Ejército

Hoy en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus, los habitantes de esta población de Chocó, honraron a sus muertos de una manera diferente y respetando los protocolos decretados por el Gobierno Nacional.

Las casas del municipio se vistieron de banderas blancas como símbolo de paz enviando un claro mensaje a los grupos armados del país: no más guerra.

Hace siete meses fue entregado el mausoleo en el que finalmente pudieron darle el último adiós a todas las víctimas plenamente identificadas. La Unidad para las Víctimas realizó todo el acompañamiento psicosocial en el proceso de exhumación, identificación y entrega de los cuerpos.

Le puede interesar: Los obispos de la Amazonia colombiana claman por ayuda humanitaria

De acuerdo con el director general de la Unidad para las Víctimas, Ramón Rodríguez, “el proceso de entrega digna de los cuerpos de las víctimas a sus familiares ha sido de las acciones más importantes que ha realizado la Unidad en sus años de trabajo, tiene un impacto directo tanto en las familias como en la comunidad, permitiendo tramitar el dolor que causó”.  

La Unidad para las Víctimas ha invertido 1.032 millones de pesos entre el proceso de ruta y de implementación del Plan Integral de Reparación Colectiva del sujeto Comunidad Afro de Bellavista y con las que se han fortalecido las iniciativas colectivas y productivas que fueron afectadas por el conflicto.

La comunidad también ha recibido dotaciones de mobiliario comunitario, equipos tecnológicos, uniformes e implementos deportivos, y dotaciones para el laboratorio de química de la institución educativa César Conto, acciones que fortalecen los procesos formativos y organizativos del colectivo.

Además: Defensoría del Pueblo rechaza presuntas interceptaciones ilegales del Ejército

Durante esta última semana de abril, los hogares bojayaseños se han dedicado a tejer y a bordar piezas simbólicas, han elevado oraciones y utilizado banderas en las fachadas de sus casas como ofrenda a la paz que les fue arrebatada.

La Unidad para las Víctimas informó que en Bojayá, hay tres sujetos de reparación colectiva de acuerdo con el Registro Único de Víctimas (RUV); la Comunidad Afro de Bellavista, los Consejos Comunitarios de Bojayá y las Comunidades Indígenas de Bojayá.

*Con información de Unidad para las Víctimas