La fundación que trabaja para que niños dejen de morir ahogados

Publicado por: richard.ladino el Mié, 26/02/2020 - 22:43
Share
Kienyke.com habló con Hortensia Espitaleta, la creadora de la Fundación Mariana Novoa.
La fundación que trabaja para que niños dejen de morir ahogados

En el año 2007 una tragedia sacudió por completo la vida de una familia bogotana. La pequeña Mariana de dos años murió ahogada en una piscina durante su primer día de jardín, ubicado en Las Villas, al norte de la ciudad. 

Todo lo sucedido ese día contribuyó a que la menor falleciera sin recibir un auxilio oportuno por parte de las cuidadores que estaban ese día. Su madre Hortensia Espitaleta, que acababa de tener a su otro hijo, entró en una fuerte crisis por la partida repentina y temprana de su hija. 

"Perder a un hijo es muy doloroso. Durante cuatro meses en los que no comía, no dormía, ni me bañaba por el dolor era enorme", le comentó la madre a Kienyke.com.

Sin embargo, en medio de su tristeza un sueño que había tenido desde siempre tocó la puerta. La tragedia trajo consigo la oportunidad de crear una fundación y esa idea le movió el suelo de nuevo, Hortensia en ese momento sintió que había más por qué luchar en este mundo. 

El ahogamiento de su hija llevó a esta mujer a crear un espacio único en Colombia, la Fundación Mariana Novoa, el nombre claro está en honor a su pequeña. 

"Mi hermana me ayudó en ese proceso me dio el impulso que necesitaba para levantarme y sobreponerme al dolor que sentía", relató Hortensia. 

Unos meses después de la muerte de su hija, en la sala de su casa empezó a dar talleres de prevención y de reacción a casas de ahogamiento en niños menores de cinco años. 

"Un niño tan pequeño no hace ruido al caer al agua y además se hunden impidiendo que alguien note algo dentro del agua", explicó la madre. 

No podía permitir que estos casos siguieran ocurriendo y durante el recorrido de crear su fundación empezó a descubrir cifras realmente preocupantes sobre estos accidentes. 

"Cada 48 horas muere un niño ahogado en Colombia", indicó Hortensia. Asimismo entregó una serie tips que se trabajan en la fundación. 

1. Aprende a nadar: La natación se puede hacer por educación, por diversión, por recreación... Más allá de la motivación, lo que importa es el aprovechamiento del agua y el respeto por la misma. Nadar es una actividad que brinda muchos beneficios cuando se realiza con técnica y respeto.

La importancia de aprender a nadar: La natación es un deporte muy completo, intervienen numerosos músculos, ayuda a mejorar la respiración y es beneficioso para el sistema circulatorio. Además, es importante que niños y adultos sepan cómo desenvolverse en un cuerpo de agua para evitar ahogamientos o semiahogamientos. Los padres de familia deben enseñarles a sus hijos a nadar desde temprana edad.

2. No pierdas de vista a tus hijos: Los niños se ahogan en silencio. Este tip es en particular para los momentos en que los niños nadan, pues ellos sin previo aviso pueden realizar algún movimiento que los ponga en riesgo y perder la capacidad de nadar, por ello, cuando un niño o una niña está en el espejo de agua, la atención debe estar centrada sobre ellos, no sobre el celular, sobre una revista o sobre una conversación.

  • Tus hijos deben estar al alcance de tus manos 
  • No te confíes, los niños se ahogan en silencio 
  • Los niños menores de 5 años no miden el peligro  
  • Los pulmones por ser tan pequeños se llenan rápidamente de agua 
  • Los niños pueden ahogarse en 3cm de agua 
  • Nunca dejes nadar  a tus hijos solos
  • No dejes agua almacenada en baldes 

¿Sabías que los flotadores no salvan vidas?, No te confíes eso no reemplaza tu supervisión 

3. Evita distracciones: La primera recomendación de la natación es NO realizarla solo. El agua no es nuestro medio natural, por lo que debemos estar siempre preparados para atender algún incidente que se derive de la práctica de la natación. Sin embargo, acompañar a quien está nadando va más allá de estar sentado junto al espejo de agua, significa una permanente atención, pues la persona está realizando una actividad demandante que convoca el uso de todos sus recursos, y nuestra presencia allí se constituye en su fundamental medida de seguridad. Saber cómo realizar un rescate indirecto ante un incidente es tan importante como saber nadar, por eso, es necesario evitar distracciones como el celular, estar leyendo, o atento a algo distinto a lo que suceda en el espejo de agua. También es importante conocer la calidad del agua donde se nada y exigir su análisis periódico.

  • Cuando estés a cargo de tu hijo en la piscina no te distraigas con la revista, celular, broceándote, ingiriendo bebidas alcohólicas.
  • No dejes juguetes cerca a la piscina o cuerpo de agua, los juguetes llaman la atención del menor y al tomarlo pueden caer al agua sin ser escuchados ni vistos.

4. Disfruta de la piscina de manera segura: Nadar es una de las actividades físicas más completas; su aporte al desarrollo personal, estabilidad emocional, el aumento de la capacidad motriz, de la elasticidad, de la coordinación, son algunos de los beneficios que se reciben cuando se practica esta actividad. Por esto, la natación es una de las actividades que más complementan la educación de los niños y niñas, pero es una actividad que debe hacerse con un profundo respeto por el agua. También debe considerarse que para el disfrute de las actividades acuáticas se debe conocer la calidad del agua en donde se nada.

Si un niño se pierde, búscalo inmediatamente en la piscina, cuerpo de agua, balde con agua.
Siempre debes usar gorro de Baño y más si tienes el cabello largo, evita atrapamientos.

5. Capacítate en RCP: El agua no es un medio natural para los humanos y, ante un incidente, la secuencia de apoyo debe involucrar el saber realizar un apoyo cardíaco, con mayor razón cuando el accidentado es un niño o niña, pues en la infancia la sensibilidad del cerebro es mayor ante una situación estresante como la falta de oxígeno.

  • Aprender a diferenciar un paro, infarto, desmayo 
  • Aprende a realizar masaje de RPC
  • Reanimar Salva vidas