Marketing

Mujeres permanecen más tiempo en sus cargos que los hombres

Publicado por: admin el Mié, 21/08/2019 - 04:40
Share
La  equidad entre hombres y mujeres sigue siendo uno de los mayores desafíos del mundo laboral. En la actualidad son más las empresas que están contratando a más m
Mujeres permanecen más tiempo en sus cargos que los hombres
La  equidad entre hombres y mujeres sigue siendo uno de los mayores desafíos del mundo laboral. En la actualidad son más las empresas que están contratando a más mujeres en cargos que antes eran obtenidos sólo por hombres.  Si bien la tasa de presencia femenina en puestos gerenciales continúa siendo menor, el 20 % en Latinoamérica, poco a poco se abren los espacios. Un estudio realizado por DNA Human Capital en Colombia, Chile y Perú,  señaló que en materia de estabilidad laboral las mujeres llevan la delantera. En cargos gerenciales, las mujeres colombianas permanecen un promedio de 7 años, mientras que los hombres 5. Esta misma situación se repite en Chile, mientras que en Perú, el promedio femenino alcanza los 10 años versus los 7 que pueden mantenerse ellos en un cargo de esas características. [single-related post_id="1163262"] ¿Qué factores posibilitan la estabilidad laboral de la mujer?  Según DNA Human Capital, esta diferencia se debe a que los puestos de mediana y alta gerencia están ocupados por hombres  en su mayoría, les interesa tener un crecimiento más rápido a nivel del cargo y las rentas, lo que genera mayor rotación.Mientras que  las mujeres valoran y buscan un equilibrio entre su trabajo y familia. ¿Qué pasa con las postulaciones a cargos de alta responsabilidad?  En este aspecto, la balanza se sigue inclinando hacia los hombres. En Chile, por ejemplo, sólo el 5 % de las postulaciones a puestos gerenciales corresponden a mujeres, siendo requeridos en un 95 % por hombres. Si bien en Perú y Colombia la brecha no es tan grande, las postulaciones femeninas son menores de igual forma: 30 % en Colombia y 21 % en Perú. Para los expertos el principal reto radica en perder el miedo a asumir nuevos desafíos, para así aumentar la participación de mujeres en los cargos de primera línea”. Sin embargo, el desafío también radica en incentivar a las mujeres a estudiar carreras que le permitan involucrarse en puestos de toma de decisiones en distintos niveles de una empresa.