Angelino es el diablo y Noguera un héroe

Angelino es el diablo y Noguera un héroe

15 de septiembre del 2011

Soy Godofredo Cínico Caspa, asesor del Departamento de Planeación Nacional en materia de índices de pobreza y negociador del salario re mínimo por parte del comité inter gremial.

¿Cómo se le ocurre al tal vicepresidente ese –que de Angelino no tiene nada sino más bien de demonio comunista– venir a sublevar a la gleba que estaba aplastada y conforme en su secular y centenario mutismo, en su adormecida siesta social?

¿Cómo se atreve a refutar a los aladínicos genios de Planeación Nacional, que tan linda y científicamente nos habían regalado la cifra $190.000 pesos como tapa de la olla a presión de la pobreza?

Si con esa redonda cifra –más que suficiente para la chusma– ahora puesta en duda por Garzón y su cola de mamertos incluido el tahúr Santos, ya prácticamente teníamos todos los argumentos para el próximo año no subir ni el mínimo, a pesar del cacareo consuetudinario de los hampones sindicalistas. ¡Que no aprueben el TLC, con tal de poder seguir dándolos de baja!

Y viene a decirnos a nosotros que somos los que manejamos todo para poder generar las estrategias macro económicas y la política laboral (me da hasta risa que eso dizque exista) que hay que respetar el tal salario mínimo de $535.600 y el auxilio de transporte $63.600. ¡Ni por el carajo! Esa vagabundería con buena planeación la vamos a acabar. Los $190.000 pesos por persona son suficientísimos. Y con esta nueva medición que deberá llevar a una reducción del mínimo a esa cifra, nos van a quedar a los patronos $498.000 de ahorro por cada indio asalariado. ¿Se imaginan lo que habremos capitalizado por cuenta de mis discípulos, los yuppies de Planeación? ¡Más perverso, difícil! E incluyo lo del transporte ahí, porque si quieren ir a trabajar o a rebuscar y hurgar en las canecas, que echen pata, con eso estarán en forma para arquear el lomo cuando se les exija.

Los pobres, además, no necesitan casi nada. Fíjense ustedes: el pobre o el miserable está acostumbrado a alimentarse con un par de panes y algún tubérculo lo cual es suficiente para que rindan en el trabajo físico. No necesitan nutrirse más porque sus esfuerzos intelectuales son mínimos. Desde que no piensan, son casi perfectos, y votan y eligen como nosotros queremos. No necesitan educarse, pues eso solo sirve para que resulten con ideas foráneas y se subleven. ¿Calzado? Que vuelvan a las baratas alpargatas de donde nunca debieron haberse bajado. ¿Salud? Eso hay tantos que si se van enfermando salen los reemplazos de todos lados. ¿Arriendo? Que vuelvan a las piezas, a las covachas e inquilinatos. ¿Vestido? Que les den un par de overoles al año. Y así sucesivamente. Eso ni siquiera cuesta los $190.000 mensuales. ¡Qué lora!, ¡qué chilladera!

 Además, no estoy muy lejos yo de las sagradas ideas de Thomas Malthus para acabar con la pobreza. Miren Wikipedia y me entenderán.

No nos inventen necesidades que la indiada o el mestizo pueblo mañoso nunca ha tenido. ¿Cuál derecho a vacaciones, esparcimiento, cultura, vainas que nunca les hemos dado? ¿Para qué vanamente pretendan ser como uno? ¿Cuál movilidad social? ¿Para que nos llenen de piojos los restaurantes y de pachulí los centros comerciales? Que el pueblo se queda allí donde está y ha estado: en la vacua llanura y que ni se le ocurra mirar los riscos a los que jamás llegará. Y si tratan de trepar ¡pues bala, señores!

Por eso me atrevo a decir sin el menor reparo que Angelino Garzón no es un populista sino un auténtico terrorista infiltrado en el ambiguo gobierno de Santos Vargas. Nada se le ha quitado de aquellas mañas de cuando era jefe de la alevosía sindical. Angelino es un peligro para la Seguridad Democrática, y se queda corto el partido de la U al pedir que le llamen la atención por su proclama ventejuliera para que la sucia pobrería incendie el país pidiendo una plata que ni la tenemos ni se la merece. Angelino Garzón debe ser separado de la Vicepresidencia, y como creo que legalmente no se puede, pues propongo que ciertos… amigos míos… hummm… tomen cartas en el asunto y lo obliguen a renunciar. ¡Así como suena!

Segundo tema: no salgo de mi perplejidad al ver a como un muchacho honesto y probo que lo único que hizo fue prestarle servicios generales a la patria y particulares a su señoría Álvaro Uribe, lo hayan condenado a 25 años de cárcel por tan solo trabajar con los sectores que permitieron y permiten la magna refundación de esta dolida patria.

Hablo de Jorge Noguera el exjefe del Das, que lo único que hizo fue ser fiel a la línea de mando y con gran creatividad acopió información para tener a la vista a enemigos de la sociedad y del gobierno como el profesor ese Alfredo Correa de Andréis, que seguramente se mandó a matar para desprestigiar a nuestro amo Uribe. Si Correa salió del “escenario”, fue más por cosas de la Divina Providencia que porque Noguera le hubiera dicho a Jorge 40 “oye, no joda, ese man es de izquierda y lo vamos a encochinar pa´ que tu después lo quiebres”.

Sí, carajo: Noguera es “un buen muchacho” otro héroe, en ese orden de ideas, como el coronel Plazas Vega que salvó la democracia asegurando con purificador fuego el perímetro en el Palacio de Justicia para que no se le escapara ningún terrorista vivo, ni siquiera los sospechosos o los inocentes.

¡”En Colombia los héroes sí existen” y meterlos a la cárcel es ir contra el destino nacional, contra el reino de Dios y contra la histórica costumbre de proteger a quienes sirven al egregio destino de nuestra raza!

Una vez más la Corte Suprema de Justicia, enemiga fundamental de la democracia, politiza la justicia con un fallo condenatorio basado en el chisme.

Pero eso sí, en el 2014 cuando las enjundiosas huestes del conservatismo uribista regresen al poder, acabaremos con la Corte Suprema de Justicia, con la Vicepresidencia, con toda esa jartera republicana, antes de que nos acaben a punta de condenas, a nosotros, que lo único que hicimos fue trabajar honradamente por sacar adelante un proyecto político…para…crear un estado de opinión, ¡para… salvar a Colombia, de su propio pueblo de holgazanes, atarbanes y pecuecos como Angelino Garzón, obrerito de quinta, igualado y manteco!

No puedo terminar sin destacar el brillo y el académico uso del castellano, cuando mi presidente Uribe dijo: “Si Noguera hubiera delinquido me duele y ofrezco disculpas a la ciudadanía.” Miren ustedes la perfección semántica, el manejo de la secuencia de los verbos, la inteligencia superior. Si “hubiera”… o sea que Álvaro desconoce –como toda la gente de bien– las decisiones de la Corte Suprema. Nos importa un carajo que lo haya condenado. “Si hubiera delinquido” es desconocer de manera sutil y profunda la decisión de la Corte. Una justicia que nos juzga y nos condena, no es justa, ¡carajo! Y así lo entenderá el país. Con J.J. y Obdulio de esto haremos una victoria moral cuando el pueblo acepte que se trata de una persecución política contra su señoría ¡¡¡Magistral maestro Uribe!!! Usted engrandece mi primer apellido y convierte esta técnica de duelo en un arma jurídica invencible.

Corolario: quiero darle la bienvenida a Kien&Ke al doctor Guillermo Rodríguez, quien con su columna ‘A Uribe lo que es de Uribe’ logra hacer lo que yo nunca creí posible: superarme en godofredismo, en cinismo y en caspismo. ¡Bravo, mi doctor! ¿O sería yo quien escribió esa página de varonil lirismo en uno de mis ataques de sonambulismo?