Los campeones colombianos de powerlifting que su tierra no reconoció

Publicado por: daniel.guerrero el Jue, 15/10/2020 - 14:49
Share
Creado Por
Daniel Guerrero Aldana
Son jóvenes deportistas y su amor por la disciplina los llevó a cruzar fronteras e izar la bandera de Colombia en lo más alto, pero poco se conoce de ellos.
Los campeones colombianos de powerlifting que su tierra no reconoció

Héctor Andrés Báez Amado es un bogotano de 21 años que, como muchos otros jóvenes colombianos, soñó desde su infancia con ser un exitoso futbolista, aunque distintos factores en el camino le demostraron que su éxito como deportista estaría en el mundo de las pesas, más exactamente en la disciplina del powerlifting, por la cual se ha hecho acreedor de varias medallas en competencias internacionales que, a pesar de dejar a Colombia en lo más alto, poco le fueron reconocidas en su propia tierra.

"Todo comenzó hace 4 años cuando yo me dedicaba al fútbol y mi entrenador me recomendó adquirir fuerza, pues en las disputas cuerpo a cuerpo los otros me estaban ganando. Yo le comenté eso a mi primo (Christian García, profesional en cultura y deporte) y empezamos a entrenar en un gimnasio, aunque yo también lo hacía en mi casa. A medida que íbamos practicando, tanto él como yo, nos dimos cuenta de mi fuerza y talento desde el principio", comentó Héctor Andrés a Kienyke.com.

Sin embargo, el impulso final que lo hizo dejar el fútbol para dedicarse al levantamiento de pesas, fue un evento al cual asistió en Mosquera, Cundinamarca, y en el que "la hermandad entre rivales" le hizo enamorarse del deporte.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Andres Baez (POWERLIFTER) (@baeez08) el

"No es como en el fútbol que entre competidores hay juego sucio, insultos, peleas y demás, sino que por el contrario aquí existe una hermandad entre participantes, sin dejar de lado la esencia de la competencia", agregó.

Tal fue la dedicación de Andrés Báez con el powerlifting que conforme avanzó el tiempo, la potencia y resistencia adquirida en horas de entrenamiento, lo llevaron a disputar competencias departamentales y nacionales en las que recogió sus primeros frutos.

"Yo llevaba apenas 3 meses entrenando y quedé primero en un campeonato nacional que hicieron aquí, en Bogotá. Era otra muestra del potencial que estaba demostrando, porque en este poco tiempo ya estaba levantando dos veces mi peso corporal (60 kg para aquel momento) en sentadilla y peso muerto", explicó Báez Amado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Andres Baez (POWERLIFTER) (@baeez08) el

Luego de coleccionar medallas por el país en compañía de Christian García, quien se convirtió en su entrenador personal, a Héctor Andrés se le presentó la oportunidad de competir en el Sudamericano y Panamericano de Powerlifting Uruguay 2019, al cual clasificó tras superar las eliminatorias municipales y departamentales.

Sin embargo, a pesar de haber clasificado como primero en su categoría, el deportista bogotano y su fiel escudero no contaban con patrocinios ni apoyos estatales, por lo que el dinero fue el factor que intentó obstaculizar un viaje que finalmente se logró, pues la persistencia de ambos para buscar recursos a través de rifas y ventas, los montó en el avión que aterrizó en Montevideo una semana previa al encuentro internacional en Piriápolis.

Como lo ha hecho en casi todas sus competencias, Héctor Andrés Báez Amado logró un triunfo determinante y se coronó campeón sudamericano en la categoría Junior hasta los 59 kilos, alzando consigo la bandera de Colombia que se izó en lo más alto junto a las de Ecuador y Argentina (segundo y tercer puesto).

Pero no fue el único colombiano en montarse al podio, pues la deportista Laura Piedrahíta quedó subcampeona sudamericana en esta misma competencia.

Al igual que el nulo apoyo previo a este sudamericano, el reconocimiento tras llegar al país brilló por su ausencia, pues más allá de una nota en City Noticias y los aplausos de sus familiares y amigos, el campeón sudamericano no obtuvo mayor gratificación por esta gesta en una disciplina que intenta consagrarse entre el deporte nacional.

Cabe mencionar que la falta de recursos y patrocinios no le permitieron a Héctor Andrés competir posteriormente por el Mundial de Powerlifting Raw 2019, pero no perdió su tiempo y terminó sus estudios en entrenamiento deportivo, mientras trabaja para volver a los escenarios internacionales y seguir sumando medallas de oro en su palmarés.

Por: Daniel Guerrero Aldana