Colombia no puede olvidar el atentado al DAS

Publicado por: admin el Mié, 18/12/2019 - 10:22
Sharekyk
Hace 30 años Pablo Escobar mandó a explotar las instalaciones de la entidad.
Colombia no puede olvidar el atentado al DAS

Era miércoles ese 6 de diciembre de 1989, la ciudadanía bogotana se preparaba para dar comienzo a una nueva jornada laboral por el sector de Paloquemao, justo donde se ubicaba el edificio del antiguo Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) que explotó repentinamente esa mañana.

Parecía un día común y corriente, eso sí, con una sociedad que caminaba intranquila en la calle y que solo rezaba con que un atentado no les estallara justo enfrente, pues la violencia suscitada en Colombia por una guerra contra el narcotráfico ya había dejado cientos de muertos por atentados ordenados por los mafiosos de la época.

De hecho el 27 de noviembre de 1989, Pablo Escobar decidió meterle explosivos al vuelo 203 de Avianca y hacerlo explosionar en el aire. Todo se traducía a zozobra y no era para menos, fue uno de los años más violentos en la historia reciente del país.

A penas unos días después de que ese vuelo terminara reducido en cenizas, el jefe del Cartel de Medellín junto Gonzalo Rodríguez Gacha, decidieron atentar contra la vida del director del entonces DAS, Miguel Alfredo Maza Márquez. La estrategia, volar todo el edificio donde él trabajaba.

Apenas y eran las 7:32 de la mañana cuando un bus con los logos de la empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, estacionó en frente de las instalaciones y desde su interior detonó 500 kilos de dinamita. En segundos las instalaciones del departamento de seguridad volaron en mil pedazos. El humo y el concreto derrumbado colapsaron esa zona de la capital, que se vio envuelta en caos por más de ocho horas.

Los minutos de terror se tradujeron a horas de conmoción, ya que 63 personas perdieron la vida y 600 resultaron heridas. La onda explosiva fue tan poderosa que por la calle se encontraban pequeños restos de personas que murieron por una guerra sucia y rastrera que emprendieron los capos más temibles del momento.

Y cuentan que Pablo Escobar tenía otro tipo de planes para terminar con la vida del entonces director del DAS, que por suerte logró sobrevivir a la explosión.

Según relata El Tiempo, una idea del mafioso fue atravesar con una avioneta el edificio para atentar contra el general Maza. Si bien la oficina del director quedaba en el piso 9 y estaba blindada, era un mecanismo más certero para causarle la muerte.

Plan que se frustró porque no encontraron a alguien que muriera a cambio de un fuerte suma de dinero y que conociera sobre volar un aeronave.

Sin duda esta es una de las tragedias más dolorosas de Colombia, un episodio que le faltaba mucho por terminar. A penas unas semanas después, el 15 de diciembre del 89, la Fuerza Pública logró abatir a uno de los responsables, a Gonzalo Rodríguez Gacha.

En el 2009 este acto terrorista contra el DAS subió al rango de delito de lesa humanidad.