¿Cómo acabar con el problema de los habitantes de la calle?

¿Cómo acabar con el problema de los habitantes de la calle?

15 de octubre del 2016

Uno de los puntos que se trataron durante la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales fue el de los habitantes de la calle, sin duda, un tema que genera gran preocupación entre los bogotanos luego de que en mayo el sector conocido como el ‘Bronx’ fuera intervenido por agentes del Escuadrón Móvil Anti Disturbios (Esmad), dejando a miles de personas que habitaban el sector dispersas por toda la ciudad.

Lea también: Así concluyó la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales

Durante la cumbre se realizó un conversatorio en el que expertos en el tema hablaron con la Secretaria de Integración Social, María Consuelo Araujo, y la aconsejaron sobre cómo atender a esta problemática a partir de su experiencia.

Además: La mujer que con el fútbol le ganó una batalla a los talibanes

Los panelistas afirmaron que el caso de Bogotá es diferente al de otras ciudades, pues la indigencia está ligada a las mafias de microtráfico de drogas, por lo que las medidas para derribar estas organizaciones son necesarias. Sin embargo, esto no soluciona el problema, por lo que es necesario trabajar en los siguientes asuntos:

Educación y trabajo

Entre los conferencistas estuvo el sacerdote español José María Moratalla Escudero, fundador del Polígono Industrial Don Bosco en Soyapango, El Salvador. Experto en temas de educación y emprendimiento, trabajó con pandilleros salvadoreños, quienes perpetran un alto porcentaje de los crímenes en el país centroamericano.

Para Moratalla, el problema de la delincuencia en los indigentes se puede atender por medio de la educación. Esto incluiría formación básica y secundaria, así como técnica. Pero también es necesario formarlos en emprendimiento.

“No se debe hacer lo que podemos sino lo que se necesita. Se necesita que el habitante de la calle vea una forma alternativa a la delincuencia de hacer dinero, y eso es mediante el trabajo y el arte. Con esto se busca convertir el liderazgo negativo que ellos ejercen en liderazgo positivo, que influyan en otros que están en su misma condición”.

Pero con esto, asegura que el Distrito debe estar dispuesto a realizar una fuerte inversión en estos temas.

Creación de espacios para los habitantes de la calle

Para Karine Gonçalves Carneiro, profesora del Departamento de Arquitectura de la Universidad Federal de Ouro Preto, de Belo Horizonte, quien cuenta con amplia experiencia tratando este tema en su ciudad, asegura que el distrito debe crear lugares para ellos. Esto no se debe reducir a lugares de paso donde se les brinde estadía o alimentación.

“Constantemente escucho cosas como estas: Los habitantes de la calle no son civilizados porque hacen sus necesidades en la calle. Yo me pregunto ¿Dónde más lo van a hacer si no hay baños públicos para que los utilicen?”.

Contacto con la comunidad

Por su parte, Alfredo Bateman, director de UrbanPro, considera que en el caso de los habitantes de la calle se les deshumanizó, es decir, no se les vio como personas. Esto generó miedos en la ciudadanía, la cual los rechazó.

“Lo más importante para terminar con este problema es reducir los miedos y la desconfianza que sienten las personas. Debemos acercar al habitante de la calle a la política pública. Esto implica escucharlos, reconocerlos como ciudadanos, no de segunda categoría, sino como un ciudadano más. Las políticas públicas para ellos deben ser diferenciales, hechas para ellos, no para el vecino que se queja de ellos”, aseguró el experto.

De igual manera aseguró que las medidas tomadas deben acercar a la persona y no aislarla, deben ser flexibles para que la ellos las acepten sin poner peros. Esto llevaría a que en los lugares de paso se les permita consumir sustancias, aunque las dosis deben ser reguladas por el distrito.

Más participación

Carlos Mario Yory, consultor, investigador y docente, afirma que el proceso de construcción de normas y lugares especializados deberían surgir del concenso entre las autoridades y los habitantes de la calle.

“La participación no debe ser una dádiva sino un derecho. No se les puede decir que se les va a escuchar luego de rehabilitarse. Los centros de reubicación, lugares de paso y puestos de salud especializados deben ser acordados con ellos”, afirmó Yory.