Cuando Belén encontró en Barranquilla un pueblo hermano

Cuando Belén encontró en Barranquilla un pueblo hermano

29 de marzo del 2015

Las montañas y colinas de Judea hicieron de Belén un pueblo construido sobre altiplanos áridos. La historia consiguió que hoy se conservara como hogar sagrado para cristianos y musulmanes.

Lea también: 15 mil refugiados bajo las balas en Palestina – (Palestina, Voces de la Resistencia I)

Está a 15 minutos en carro de Jerusalén. En invierno, sus árboles se ven despojados de hojas y los vientos gélidos no son contenidos por las altas construcciones hoteleras ni comerciales.

En el centro de la ciudad, que tiene menos de 32 mil habitantes, sólo se ven tiendas de regalos religiosos y algunos recuerdos artesanales, con textiles hechos a mano, joyas y hasta esculturas en piedra. Por sus calles caminan gran cantidad de turistas, en especial latinos y europeos, interesados en conocer el lugar en el que la historia cuenta que nació Jesús.

Lea también: El pueblo palestino en el que hablan español, escuchan cumbia y festejan el 20 de julio (Palestina, Voces de la Resistencia III)

Casi el 70% de la economía de Belén depende de los extranjeros. El turismo religioso, sólo por esa ciudad, aporta el 10% de los ingresos de la Autoridad Nacional Palestina. La devastadora cifra oficial es que casi el 30% de su población apta laboralmente está desempleada.

Lea también: Hebrón, ¿la resurrección del ‘apartheid’? (Palestina, Voces de la Resistencia IV)

Más de 11 mil kilómetros al oeste está Barranquilla, una ciudad próspera del caribe colombiano; una metrópoli que multiplica por 38 la cantidad de habitantes (1’200.000), bañada por la desembocadura del río Magdalena y una próspera oportunidad industrial y comercial que dejó en desempleo a no más del 9% de su gente hábil laboralmente.

De la costa a las montañas; del calor tropical a los caprichos de las estaciones, el suceso interesante es que Belén y Barranquilla son ciudades hermanas.

Lea también: El colombiano que le armó el mausoleo a Yaser Arafat ((Palestina, Voces de la Resistencia V)

De hecho, Belén solo tiene dos hermanas lejanas en América: Barranquilla y Concepción (Chile). La ciudad palestina buscó ese parentesco en un intento por no quedar en abandono a su suerte ante el mal momento económico que les produce el conflicto con Israel.

Kienyke.com visitó a la alcaldesa de Belén, Vera Baboum, quien explicó porqué esta ciudad tan lejana, resultó siendo tan cercana al mismo tiempo para ‘La Arenosa’.

“Nuestro embajador en Colombia fue quien facilitó ese proceso. Hicimos con Barranquilla una relación que no es de simple asociación o de simples acuerdos comerciales. Hicimos un hermanamiento. Encontramos que las dos ciudades tienen grandes coincidencias económicas, culturales y humanas”, dijo la mandataria.

Belen_Barranquilla 1

En la foto: Vera Baboum, alcaldesa de Belén

Desde finales del siglo XIX, grandes olas migratorias desde Medio Oriente desembocaron en el puerto barranquillero, que además de distribuir a algunos de los foráneos al interior, dejó a la colonia árabe más grande que tiene Colombia. La capital del Atlántico se precia de tener a numerosos hijos con apellidos como Mubarak, Manzur, Mubdi, Abdalá, Char, Nassar, Abuchaibe, que sólo confirman el linaje de oriente que jamás se borra.

“Shakira tiene como apellido Mebarak, que es árabe. Nosotros la escuchamos mucho y la queremos porque tiene muchas raíces de nuestro pueblo”, dijo una de las funcionarias de la alcaldía.

Por su parte, la alcaldesa Baboum añadió: “Es una iniciativa muy interesante entre los dos gobiernos, y a nosotros nos interesa mucho ir a Colombia, ir a Barranquilla a compartir nuestras experiencias, y atraer a muchos colombianos para que vengan a Belén, que es capital del turismo religioso en Palestina”.

Lo que Belén y Barranquilla pueden compartir

La relación de hermandad aún se sigue construyendo a pesar de llevar vigente desde finales de 2013, por mandato y firma de la alcaldesa barranquillera Elsa Noguera.

De acuerdo a Maher Canawati, encargado de las relaciones interinstitucionales de la municipalidad de Belén, la situación de conflicto y la escasez de recursos han hecho que los proyectos que harían andar la hermandad caminen muy lento.

“Lo que firmamos las dos alcaldías era un proyecto para profundizar los lazos de amistad y cooperación, desarrollar una relación de ciudades hermanas para promover y ampliar las relaciones de negocios, fortaleciendo contactos e intercambios en turismo, cultura, temas informáticos, científicos, en salud, protección de medio ambiente y deportes”.

Belen_Barranquilla 2

La basílica de la Natividad, donde se cree que estuvo el pesebre en el que nació Jesús.

Tienen pendientes también acuerdos de intercambio cultural y académicos. “Inicialmente buscamos que expertos participen en eventos, encuentros, seminarios y conferencias de interés recíproco, que contribuyan a fortalecer las relaciones de hermandad”.

Sobre la eventualidad de que estudiantes escolares o universitarios puedan viajar entre las dos ciudades para hacer ejercicios de intercambio cultural, el funcionario aclaró: “Sí, estamos en proceso de realizarlos. Estamos muy interesados en traer estudiantes colombianos para que conozcan nuestra realidad, y llevar algunos de acá para que aprendan de su cultura; lo importante es que compartan jóvenes de ambas localidades”.

La cara triste del pesebre

El esfuerzo de Belén por encontrar ciudades hermanas alrededor del mundo tiene como trasfondo la búsqueda de un salvavidas económico y político, pues la construcción de asentamientos israelíes y muros alrededor de la ciudad –dice la alcaldesa- los está “asfixiando”.

“El problema que hemos tenido con nuestro país, en la guerra, nos ha impedido realizar muchos de los proyectos internacionales que hemos buscado. No hemos tenido muchas oportunidades de salir y hacer públicos estos acuerdos”, reconoció la alcaldesa Vera Baboum en diálogo con Kienyke.com.

De acuerdo con el informe “Provincia de Belén: Fragmentación y preocupaciones humanitarias”, de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (Ocha, 2014), más del 85% de la provincia de Belén está bajo la denominación de “área C”, que significa bajo control militar de Israel.

La alcaldesa denunció la existencia de 22 asentamientos israelíes en dicha provincia, que son considerados ilegales ante la ley internacional y las Naciones Unidas. El informe de la Ocha solo referencia la existencia de 19 de estas colonias.

Belen_Barranquilla 3

Los muros que dividen a Belén de un asentamiento israelí.

“Vivir en Belén es vivir en el centro del conflicto. La situación política en Palestina hace recordar que nuestra ciudad es una de las que más ha sufrido. En los últimos 12 años se han incrementado la construcción de muros, que nos aíslan por ser una de las ciudades más importantes para la Autoridad Nacional Palestina en lo económico, ya que tenemos la iglesia de la Natividad, que es determinante para la cultura cristiana. Es fácil para ustedes los turistas extranjeros movilizarse por la ciudad y visitar la iglesia, pero si miran a los alrededores, verán otra realidad”, denunció la gobernante.

En efecto el centro histórico de Belén disimula muy bien la realidad política de la región. El pueblo, cuyo significado es “la casa de la carne” en árabe, o “la casa del pan” en hebreo, entremezcla en sus barrios a gentes musulmanas y cristianas; a las afueras, detrás de las murallas, hay vecinos judíos quienes se han acorazado argumentando temer ser víctimas de ataques terroristas.

La plaza donde se encuentra la iglesia de la Natividad, tan importante para los cristianos pues es el lugar donde se cree que nació Jesús, tiene justo al frente una de las principales mezquitas de Belén, centro de oración para los musulmanes locales y foráneos. Los dos templos se encuentran en la Plaza del Pesebre, o plaza Manger.

“Son tres los elementos que nos dan la identidad a los hijos de Belén: Tierra, existencia y cultura. Los palestinos hemos estado en estas tierras durante mucho tiempo. Esa historia nos ha fortalecido la identidad y nos ha llenado de orgullo”, concluyó.

Twitter: @david_baracaldo

David Baracaldo Orjuela

Enviado especial de Kienyke.com a Palestina