El origen del Papado

Shutterstock

El origen del Papado

10 de septiembre del 2017

Según la iglesia católica tomo comenzó al amanecer en la vía Apia en Roma la principal salida de la ciudad. Dos personas estaban caminando por la vía, un anciano y un joven que le servía de guía. Los dos huían de la persecución contra los cristianos ordenada por el emperador Nerón.

A esa hora no esperaban encontrarse con nadie. De repente el anciano se percató de una figura con un aro de luz que acercaba a ellos. Mientras más se acercaba vieron que era un hombre. El anciano se arrodilló y puso su cabeza en el suelo. El joven no entendía nada ni la actitud de su maestro.

El anciano alzó su rostro y le preguntó al hombre quién era. El hombre le respondió “como tu abandonas Roma yo vuelvo a ella para que me crucifiquen de nuevo”. La figura se desvaneció y el anciano le ordena al joven volver inmediatamente a Roma.

El anciano de esta historia era Simón Pedro, discípulo de Jesús y que se conoce como San Pedro. La figura con la que se encontró era Jesucristo. Pedro entendió el mensaje y volvió inmediatamente a Roma. Allí fue donde se construyeron los cimientos de la Iglesia.

De esta manera Simón Pedro se convirtió en el primer obispo de Roma. Pedro se encargó de dar testimonio, fortalecer a los creyentes en la fe y esclarecer las dudas. En el año 67 Nerón estaba buscando víctimas para culparlas de un incendio en Roma tomó la decisión de sacrificar a cristianos, entre ellos a   Pedro.

La muerte elegida para Pedro fue la crucifixión, pero el alegó que no tenía el honor de morir como Jesucristo. Por esto pidió ser crucificado al revés. A esta se le conoce como la cruz de San Pedro, símbolo  de humildad, así aparece en la silla papal.

Hasta el día de hoy el catolicismo es la fe que comparten en la mayoría del mundo. Más del 17% de la población mundial. La Iglesia tiene una organización jerárquica cuyas responsabilidades y tareas están reguladas por el Código de Derecho Canónico.

  • El Papa:

Es la máxima autoridad en la Iglesia. Él tiene la primacía de toda la iglesia, la plenitud del poder legislativo, judicial y administrativo.

  • Los Cardenales

Para ser nombrado cardenal basta con ser sacerdote, el candidato debe recibir la ordenación episcopal antes de recibir el anillo y la birreta de manos del Papa

Asisten al Santo Padre tanto colegialmente, como personalmente, mediante los distintos oficios que desempeñan, ayudando al Pontífice sobre todo en su gobierno cotidiano de la Iglesia universal.

  • Obispos

Ellos enseñan, santifican y gobiernan una porción de la Iglesia con un criterio propio, como cada uno de los sucesores de los Apóstoles

  • Párrocos

Él es el pastor propio de la parroquia que se le confía, y ejerce el cuidado pastoral de la comunidad que le está encomendada bajo la autoridad del obispo diocesano.

  • Los fieles laicos

Son los encargados de descubrir o de idear los medios para impregnar de vida cristianas las realidades sociales, políticas y económicas.