El poder de la sugestión mental

El poder de la sugestión mental

19 de febrero del 2018

Todos tenemos en el cerebro un piloto automático conocido como inconsciente, que moldea e influye en nuestra atención, percepción y memoria, pues tiene la capacidad de identificar los miedos, controlar los sentimientos y generar patrones comportamentales, según la información que recibe a partir de estímulos internos y externos, convertidos en creencias y experiencias familiares. Por esta razón, una gran parte del mundo interior está gobernado por la mente y cuando accedemos de manera consciente a este espacio, encontramos la génesis de algunos problemas emocionales que bloquean la consecución de metas personales, laborales y económicas, así como también la construcción y estabilidad en las relaciones de pareja a lo largo de la vida.

El inconsciente es un misterioso archivo donde se guardan aquellas cosas que no percibimos en la cotidianidad y fueron censuradas o reprimidas como un mecanismo de supervivencia, al no poder asimilarlas. Su contenido tiende a manifestarse de una forma poco directa y especialmente simbólica, a través de sueños, dolores físicos, trastornos de pánico y desequilibrios nerviosos, con el propósito de liberar todas las tensiones psíquicas, debido a los conflictos causados por la lucha entre el impulso instintivo, los deseos y algunas normas sociales cargadas de prohibiciones. Es usual desconocer las motivaciones internas que nos llevan a pensar, sentir y actuar de determinada manera; imágenes que surgen cargadas de sufrimiento, obsesión, desilusión, alegría y satisfacción, como resultado de una asociación constante filtrada por miedos y juicios que tenemos insertados en nuestro “software mental”.

Para experimentar mayor libertad emocional, determinación y éxito, es importante reiniciar y reprogramar el hardware del inconsciente, con el fin de volvernos guionistas y directores de nuestra vida, al tomar decisiones eficientes y coherentes que ayuden a conocernos mejor sin gastar la energía vital en acciones generadas por la culpa y la vergüenza. Así mismo, desde el reconocimiento y la aceptación se puede abrir un espacio para dejar de identificarse con el papel de víctima o superhéroe y empoderarse de una versión más equilibrada de nosotros mismos, logrando abrir la mente a nuevas perspectivas creativas, alegres, curiosas y eficaces. Estos procesos que conducen al encuentro del camino medio, el sosiego y la paz mental, deben ser orientados por profesionales como médicos psiquiatras, psicoanalistas, psicólogos, consejeros espirituales con formación en teología y filosofía, logoterapeutas y coach de vida, entre otros.

Al buscar espacios de crecimiento personal a través de técnicas de relajación, meditación y atención plena, se alcanza el potencial del inconsciente, abriendo las puertas de la prosperidad al ir sanando los patrones autodestructivos y saboteadores que impiden crear una existencia estable, serena y feliz, utilizando como herramienta la sugestión, una poderosa facultad de la inteligencia que produce un efecto desintoxicante en la mente, transformando el hábito de estar y sentirse mal, por el hábito de estar y sentirse bien.

A continuación algunas frases sanadoras que utilizo en mis asesorías diarias y reportan excelentes resultados si se asimilan y pronuncian metódicamente:

– Me amo, me apruebo y me respeto, como un ser digno de todas mis capacidades, dones y talentos.

– Dejo en libertad mis pensamientos desarmónicos para que se marchen serenamente y pueda experimentar la paz.

– Mis ideas fluyen de la mano de un Poder Superior que me acepta tal y como soy.

– La fuerza de mi niño interior me impulsa a seguir descubriendo las maravillas del mundo, a través de la sencillez de cada acto.

– Entrego mis miedos al amoroso cuidado de mi Poder Superior, que me brinda el valor para transformarlos desde la humildad.

– Es mi derecho natural satisfacer mis necesidades.

– Busco progreso y no perfección.

– Estoy a salvo siendo yo mismo, cumpliendo mis expectativas y no las de los demás.

– Con compasión, amabilidad y bondad, puedo caminar por la vida seguro de mis decisiones.

Las palabras contienen un poderoso elemento energético que convierten en realidad todo aquello que imaginamos. Usarlas en el momento preciso desde el despertar personal y la consciencia amorosa, ayuda en la rehabilitación interior, pues nuestra mente es uno de los tesoros más maravillosos del Universo; de allí el cuidado extremo que debemos tener al depositarla en manos confiables, responsables y de buena intención.