Finalizó el tortuoso camino de Nicolás Castro

Finalizó el tortuoso camino de Nicolás Castro

13 de septiembre del 2011

A finales de junio de 2009, Nicolás Castro, un estudiante de bellas artes de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, creó un grupo en la red social Facebook llamado ‘Me comprometo a matar a Jerónimo Alberto Uribe, hijo de Álvaro Uribe’.

Tres meses después, el joven de 23 años fue arrestado en su casa en un operativo sin precedentes en la historia de la informática en Colombia. Duró más de 200 días privado de su libertad, acusado de instigar para delinquir, un delito que otorga entre 7 y 15 años de cárcel.

Durante aquellos días, Nicolás Castro le envió un mensaje a su demandante enunciando lo siguiente: “que Jerónimo diga si es justo que yo esté en la cárcel”. Al parecer, a Jerónimo Uribe se le conmovió el corazón y en marzo de 2010 les pidió a sus abogados, Jaime Lombana y Camilo Andrés Sepúlveda, que renunciaran a la apelación del caso contra Nicolás. Aunque el proceso siguió, a los 20 días el juez 55 municipal decidió sacar de La Picota al joven y darle casa por cárcel.

El caso continuó su curso y en julio de 2011 la Fiscalía pidió una condena de 6 años al joven instigador. Mientras tanto, la Procuraduría pedía que se le absolviera porque no representaba ninguna amenaza para los Uribe ni para la sociedad.

Veintiocho meses después, un Juez Especializado de Bogotá, acaba de absolver por completo a Nicolás Castro argumentando que la Fiscalía nunca logró demostrar que hubiese cometido algún delito.