Jessica de la Peña, la costeña más deseada de las noticias

Jessica de la Peña, la costeña más deseada de las noticias

24 de enero del 2011

Jessica de la Peña dice tranquilamente en una entrevista que está registrada en video: para enamorar a un hombre hay que coquetear mucho y conquistar con los ojos. Y a fe que la barranquillera ha aplicado tales tácticas con éxito comprobado. En lo profesional, Jessica es la presentadora estrella de Noticias RCN, donde con carisma y profesionalismo ha logrado ganarse la credibilidad de los televidentes. En su vida amorosa, a sus pies han caído hombres con fama y poder.

Durante su juventud tuvo una larga relación en Barranquilla, donde creció, con Jairo de Castro, hoy uno de los hombres más influyentes del gas en la Costa Atlántica, un negocio que mueve billones de pesos cada año.

Nacida en Nueva York hace 34 años, Jessica tenía cinco cuando llegó a vivir a Barranquilla con su familia. A la hora de decidir qué carrera iba a estudiar, se inscribió en la Universidad del Norte, la mejor de la ciudad, pero en comunicación social y no en derecho, como quería su papá.

Su primer casting lo hizo en segundo semestre. Al principio, iba a presentar un programa de la universidad, pero su registro en las cámaras fue tan bueno que llegó a los estudios de Telecaribe, el canal regional, donde primero presentó un programa de variedades llamado La Noche y luego el noticiero Televista.

No llevaba un año allí cuando la vieron en RCN, durante los comienzos de los canales privados. En el casting debió improvisar durante quince minutos sin saber que veían en vivo desde Bogotá. Fue seleccionada como presentadora del canal RCN, cuando Paulo Laserna y María Elvira Bonilla estaban al frente de las noticas del canal,  y durante los siguientes meses viajaba entre la Arenosa  y Bogotá. Presentaba los fines de semana, pero el lunes estaba muy puntual en clase de 7 a. m.

Con el tiempo se instaló en Bogotá e invirtió la rutina: entre semana presentaba y los fines de semana volvía a Barranquilla para visitar a su familia. Jessica es apegada a su pequeño círculo familiar: sus papás, su tía, su hermana y su sobrina.

De la Peña ha tenido relaciones amorosas con hombres igual de exitosos a ella. Con David Luna, representante a la Cámara y muy probable candidato a la alcaldía de Bogotá. A mediados de la década pasada, Jessica y David tomaron juntos un diplomado en marketing político.


David Luna y Daniel García Arizabaleta fueron dos novios públicos de Jessica.

Después de Luna vino otro hombre del mundo de la política, Daniel García Arizabaleta, uno de los consentidos del ex presidente Álvaro Uribe Vélez. Tiempo después de ser novio de De la Peña, y luego de ejercer como viceministro de Transporte, director de Coldeportes y director de Invías, García fue inhabilitado durante diecisiete años para ocupar cargos públicos por once faltas disciplinarias, como presentar documentos falsos e incurrir en conflictos de intereses. La medida, tomada por la Procuraduría, bajó después a quince años, y por último a doce.

Para esa época, Jessica ya tenía una relación estable con el cantante de vallenato Peter Manjarrés. Se conocieron en Santa Marta en el matrimonio de Vicky Dávila, su compañera del canal. Jessica era invitada y Peter había sido contratado para cantar durante la fiesta. Dicen que fue él quien preguntó por ella durante buena parte de la noche hasta lograr que se la presentaran.

La relación tomó vuelo. Jessica intensificó sus viajes a Barranquilla durante los fines de semana para estar con el cantante, hacían viajes juntos al exterior y planeaban comprar una casa en compañía donde vivirían una vez se casaran. Dicen personas cercanas a De la Peña, que tenía planeado regresar a vivir a la Costa sólo para estar más tiempo con Manjarrés.

El hecho alcanzó a ser noticia nacional, y la prensa publicó noticias que aseguraban que la boda entre los dos era inminente. Se habló de junio de 2009, pero luego se pospuso para diciembre del mismo año. La fiesta sería amenizada por Sergio Vargas, Jorge Celedón y Silvestre Dangond, y Jessica vestiría un diseño de María Luisa Ortiz.

Pero cuando se daba todo por hecho, la pareja rompió, en apariencia porque Manjarrés no mostró interés suficiente para casarse. Jessica tomó la decisión de terminar. El cantante había compuesto para ella la canción Tragao de ti, que se convirtió en éxito nacional, pero la presentadora no quería canciones, sino un compromiso de matrimonio serio.


Jessica con su ex novio Peter Majarrés, cantante de vallenato.

Pese a la ruptura, que sonó en los medios más que el mismo proyecto de matrimonio, De la Peña encontró consuelo en los brazos de Andrés Jaramillo, un empresario caleño presidente de una de las empresas de ingeniería más grandes del país, Conalvías, la misma a la que la administración del alcalde Samuel Moreno le cedió el contrato de la calle 26, a raíz del incumplimiento de los Nule. Se les vio muy contentos en la pasada Feria de Cali.


Jessica con su novio actual, Andrés Jaramillo.

El Valle ha estado presente en el corazón de la presentadora, al punto de haber circulado el rumor de un romance fugaz con el entonces  gobernador del Valle del Cauca, Juan Carlos Abadía. La historia quedó en que sólo eran amigos cercanos.

Más allá del perfil de hombre del que Jessica suela enamorarse, lo cierto es que la barranquillera es conocida en el medio por su seriedad. Le encanta dormir, pero no tiene problema en madrugar para presentar el noticiero de la mañana. Tiene entrenadora personal para mantenerse en forma porque, lejos de ser gorda, en la pantalla proyecta una imagen robusta –hay quienes dicen que la han visto consumir productos de Herbalife–. Ella lo sabe, sufre por eso y se esfuerza por mantener la línea. Su éxito no se debe a los hombres con los que ha estado. El nombre de Jessica de la Peña suena con fuerza propia en toda Colombia, y muchos prefieren a Noticias RCN por encima de Noticias Caracol por el encanto de su presencia.