La isla de la fiesta de ‘Fritanga’ era propiedad de Mancuso

La isla de la fiesta de ‘Fritanga’ era propiedad de Mancuso

4 de julio del 2012

La Isla Múcura, donde esta semana las autoridades encontraron y capturaron al narcotraficante Camilo Torres Martínez, alias ‘Fritanga’, tiene una historia oscura de narcotráfico y paramilitarismo. Según fuentes judiciales, entre los años 2000 y 2003 la isla fue ocupada por José Israel Guzmán, alias ‘el Arquitecto’, un curtido narcotraficante quien, luego de recibir presiones, la entregó como parte de pago de una deuda de 5 millones de dólares por un cargamento de droga que tenía con los paramilitares.

Por incumplir el negocio, Guzmán se convirtió en objetivo militar de los jefes paramilitares, quienes lo buscaron para asesinarlo. Guzmán hizo arreglos con miembros de la DEA y partió hacia Estados Unidos, donde se convirtió en testigo estrella contra los hermanos Castaño y Diego Fernando Murillo, alias ‘Don Berna’. Por él las autoridades de ese país abrieron los primeros expedientes contra estos paramilitares.

Antes de entregarse, Guzmán pagó la deuda con la Isla Múcura. El exótico lugar pasó a manos del también narcotraficante Salvatore Mancuso, quien la aprovechó desde finales de 2003 como lugar de fiestas y puerto de salida para toneladas de cocaína.

En 2007, en medio de las negociaciones con la justicia colombiana, Mancuso entregó la isla como parte de reparación a las víctimas de Justicia y Paz. Para esa época ya existía el hotel, las cabañas y las canchas. El paramilitar tenía los viejos títulos de propiedad. El Tribunal de Justicia y Paz aplicó medida cautelar en la isla para sacar el bien del comercio y garantizarles a las víctimas la propiedad.

Isla Múcura
La isla Múcura pasó por varias manos desde el año 2000.

En ese entonces el Ministerio de Agricultura afirmó que el predio no podía ser de Mancuso porque se trataba de tierras baldías del Estado. Sin embargo, los abogados del paramilitar argumentaron, con llave en mano, que isla y el hotel eran de su defendido. En varias declaraciones en Estados Unidos Salvatore Mancuso habló del tema frente a miembros de la DEA.

Desde entonces no se volvió a saber nada del predio, hasta esta semana cuando la Policía capturó a alias ‘Fritanga’ en su fastuosa fiesta de su matrimonio, que sobrepasó los 2.500 millones de pesos.