Los líos de Roy Barreras

Los líos de Roy Barreras

22 de abril del 2013

El más reciente de su lista de líos es la suscripción de un acuerdo con una comunidad cristiana, Misión de Paz a las Naciones, en Cali, en el que se comprometía a no apoyar proyectos de ley para aprobar el matrimonio entre parejas del mismo sexo, votar negativamente el aborto y la dosis personal. Además, según dijo a El Espectador el pastor Jhon Milton Rodríguez, uno de los firmantes del pacto, el político se habría comprometido a incluir en su Unidad de Trabajo Legislativo a dos representantes de esa congregación, algo que no se cumplió. Dicho acuerdo fue firmado en enero de 2010. En una de sus defensas, el senador Barreras reconoció el documento de compromiso, lo consideró legítimo y declaró que era “mejor hacer pactos con Dios que con el diablo”.

Otro de los escándalos del senador fue el haber encabezado una comisión de congresistas para asistir como observadores a las elecciones presidenciales de Venezuela. El Consejo Nacional Electoral de ese país negó la invitación a los legisladores por lo que la cancillería colombiana sugirió a Barreras no viajar a Caracas. El senador, aunque se molestó, aceptó el consejo de María Ángela Holguín, pero después insistió en su propuesta de viajar argumentando que iban como acompañantes de la campaña de Henrique Capriles.

Al fin de cuentas sólo viajó el senador Juan Mario Laserna. Durante la semana previa a los comicios, algunos políticos y analistas consideraron que el viaje pondría en riesgo las relaciones diplomáticas entre los dos gobiernos.

El 8 de abril de este año  en una reunión con el presidente de la República, Juan Manuel Santos, Barreras le pidió al jefe de Estado sacar a los ministros de Hacienda, Interior y Salud que se encontraban en el momento, argumentando que se debía hablar de otros asuntos, entre ellos la elección de un nuevo magistrado para la Corte Constitucional.

El senador Armando Benedetti, que aunque pertenece al mismo partido de Barreras parece uno de sus mayores contradictores, informó que la solicitud para que los ministros abandonaran la sala era para, supuestamente, pedir cuotas burocráticas. “Santos le respondió que si se iban los ministros, se iba él”, dijo Benedetti en Blu Radio. Del incómodo momento también trascendió que la bancada desautorizó a Barreras al señalar que los únicos facultados para hablar en nombre del partido son los codirectores.

Sin embargo, la relación entre Barreras y Benedetti no siempre ha sido tensa. Cuando Barreras necesitó crear una alianza para llegar a la presidencia del congreso hace casi un año, Benedetti se convirtió en su mejor amigo, ya que este aceptó pasarse a la Comisión Primera del Senado para que  Roy pasara a la Segunda, y pudiera ocupar la presidencia del legislativo, esto debido a que por acuerdos políticos quienes presidan el capitolio no estarán en las comisiones más importantes.

Roy Barreras, Kienyke

Roy Barreras está a pocos meses de finalizar su periodo como Presidente del Senado. Durante este año, el legislador ha generado diversas controversias por sus opiniones y disputas políticas.

Pero la petición de Barreras para que los ministros se salieran de la reunión con Santos no fue la primera vez que se criticó al senador por presuntamente estar buscando puestos para el Partido de la U. El 20 de febrero de 2013 se conoció el inconformismo que le generó la designación que hizo el presidente de Gina Parody como directora del Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena. El presidente del senado manifestó su desacuerdo al declarar que había preferido en  la dirección de la institución a alguien de su partido.

Otro de los líos del legislador giró en torno a la comisión que viajo a Cuba el 3 de marzo para hablar con los guerrilleros de las FARC que participan en la mesa de negociaciones con representantes del Gobierno. Dicha comisión viajó sin que se le hubiera consultado al Congreso de la República, lo que generó un gran malestar entre varios congresistas, especialmente de la Comisión de Paz. Días después de que Barreras justificara el silencio de su viaje, los críticos terminaron apoyando su visita a La Habana.

En julio del año pasado Barreras se fue contra el vicepresidente Angelino Garzón, quien en ese momento se encontraba recuperándose de una afectación cerebrovascular por la que fue internado en la clínica Reina Sofía.  Roy Barreras insistió en exigir pruebas de que el vicepresidente estaba en capacidad de ejercer sus funciones, lo que para muchos, demostró un apetito político voraz, lo que no fue del todo bien recibido por la opinión pública.

Barreras también pidió perdón público por las declaraciones del senador Roberto Gerlein sobre la comunidad homosexual. Este último dejó mal parado al presidente del senado porque no se retractó de sus palabras y dijo que en ningún momento autorizó a Barreras para que se disculpara por él. Además salió en falso en noviembre de 2012 cuando públicamente felicitó al presidente Santos por el resultado del fallo de La Haya, desconociendo que el país había perdido una importante porción de mar.

Algunos de sus colegas, que hablaron con KienyKe, se quejan de que Barreras no preside como se debe las plenarias, ya que la mayoría de ellas las arrancan los senadores Edgar Espindola o Guillermo García Realpe, vicepresidentes del Senado, cuando quien debe dar inicio y moderar las sesiones es el presidente de la corporación.