Protagonistas en el fútbol y la política

7 de junio del 2018

Estos diez ex jugadores son solo algunos de los que han asumido compromisos políticos

Diego Armando Maradona

Anadolu

Algunos futbolistas se retiran de las canchas para ser directores técnicos, otros se dedican a ser imagen publicitaria o a disfrutar de la fama, fortuna y reconocimiento que pudieron conseguir durante sus carreras. A diferencia de ellos, hay quienes deciden defender distintas causas en los espacios que brinda la política.

Estos diez ex jugadores son solo algunos de los que han asumido compromisos políticos, por fuera del campo de juego.

Diego Armando Maradona (1960)

“El único comandante era Fidel. Él puso la cara, fue a pelear por lo que creía, por sus ideales”.

Campeón del mundo en México 86 y considerado por muchos el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos, siempre ha sido un irreverente dentro y fuera de las canchas.

Se ha caracterizado por apoyar diferentes causas como la de Palestina, las Madres de la Plaza de Mayo, la paz de Colombia, entre otras. También ha apoyado a diferentes líderes políticos como Fidel Castro, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Cristina Fernández, Rafael Correa y Evo Morales.

Ha criticado instituciones como la FIFA y la Iglesia Católica. Incluso llegó a referirse al papa Juan Pablo II como un “hijo de puta” luego de ver la contradicción entre los lujos del Vaticano y su discurso contra la pobreza.

En 2005 participó en la Cumbre de Mar del Plata, junto a Hugo Chávez, Evo Morales y otros líderes de los movimientos sociales latinoamericanos para rechazar la presencia de George W. Bush en la IV Cumbre las Américas y “darle sepultura” a la iniciativa del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), impulsada por el expresidente estadounidense, al que Maradona llamó “asesino” en varias oportunidades.

En este momento tiene prohibida la entrada a Estados Unidos por haber criticado a Donald Trump en una entrevista.

Edson Arantes do Nascimento “Pelé” (1940)

“El fútbol no tiene nada que ver con la corrupción de los políticos”.

Campeón del mundo en Suecia 58, Chile 62 y México 70 y considerado por muchos el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos, se ha caracterizado a nivel político por estar cerca del establecimiento y las instituciones, tanto que fue llamado “traidor” por Sócrates en 2001 por su cercanía con los corruptos de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Pelé fue ministro extraordinario de Deportes del presidente Fernando Henrique Cardoso, embajador en la Unesco, y manifestó en alguna oportunidad su deseo de ser presidente “para hacer algo por los niños pobres de Brasil”, pero nunca lo intentó.

Fue criticado por decir que su pueblo “no sabía votar”, en el contexto de la dictadura militar (1964 – 1985), cuando surgían reclamos por el derecho al voto, y años después por pedir suspender las protestas contra la organización del mundial Brasil 2014.

Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira “Sócrates” (1954 – 2011)

“Si la gente no tiene el poder de decir las cosas, entonces yo las digo por ellos”

Nunca pudo ser campeón del mundo, pero no lo necesitó para convertirse en una leyenda, y no solo del fútbol.

Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira, mejor conocido como Sócrates, el mágico jugador de la Selección Brasileña en los mundiales de España 82 y México 86, fue un activista de izquierdas, militante del Partido de los Trabajadores, comprometido con la democratización de Brasil, en el contexto de la dictadura militar establecida en 1964.

Fue figura del Corinthians, club donde gracias a él se desarrolló la llamada “Democracia Corintiana”, una forma de organización autogestionada donde todos, desde el presidente del club hasta el utilero, tenían el mismo valor y participaban en la toma de decisiones del equipo.

La “Democracia Corintiana” le mostró a la sociedad del país que había una opción diferente a la dictadura para hacer las cosas. Con ese sistema consiguieron dos campeonatos paulistas seguidos y contribuyeron al regreso de la democracia.

Sócrates, que solía lucir cintas en su cabeza con mensajes políticos durante los partidos, murió el 4 de diciembre de 2011, un domingo en el que Corinthians se proclamó campeón. Tal y como sería su última voluntad.

Vicente del Bosque (1950) 

“Si no se resuelve el asunto catalán, el fútbol se debilitaría, al igual que los clubes catalanes”.

El técnico campeón de la Selección Española en el Mundial de Sudáfrica 2010 y centrocampista histórico del Real Madrid, no ha ocultado sus ideas de izquierda ni ha evitado opinar sobre la política de su país, especialmente en el caso del independentismo catalán.

Su postura en pro del diálogo entre Cataluña y el resto de España, y sus llamados a la tolerancia, le hicieron ganador en 2017 del XIX Premio Blanquerna, otorgado por la Generalitat.

El exentrenador de la ‘Roja’ ha defendido la libertad de opinar de los jugadores mientras “no perjudique la convivencia de la Selección”, esto en referencia a la activa defensa del referendo catalán hecha por el defensor Gerard Piqué.

Del Bosque también ha criticado públicamente al Partido Popular y a Podemos, y ha mostrado su simpatía hacia el Partido Socialista (PSOE), lo que le ha causado críticas de varios sectores de la prensa.

Romário de Souza Faria (1966) 

“Pelé no tiene la más mínima idea de lo que enfrentan los brasileños. Lo mejor que hace es callarse la boca”.

Campeón con Brasil en Estados Unidos 94 y figura del Vasco Da Gama, PSV Eindhoven, Barcelona, Flamenco, Valencia, Fluminense, etc., siempre fue un irreverente dentro y fuera de las canchas, tanto que a diferencia de Pelé, Bebeto y otros cracks brasileños, Romario no ha estado del lado del establecimiento.

Empezó su carrera política en 2010 como diputado federal por el Partido Socialista Brasileño, cuatro años después sería elegido senador, sin el apoyo de su partido y con la votación más alta en la historia del estado de Río de Janeiro, sacando más de 4’500.000 votos, equivalentes al 63,3% de los votos.

Ha enfocado sus esfuerzos en combatir la corrupción, incluida la de la Confederación Brasileña de Fútbol, y ha promovido proyectos a favor de personas con Síndrome de Down y los minusvalidos.

Fue uno de los principales críticos del Mundial de Brasil 2014 por cuenta del “desperdicio de dinero público” en la organización.

Eric Cantoná (1966)

“Tengo una pila de buenos momentos, pero mi favorito es cuando le di una patada al hooligan”.

Uno de los mejores futbolistas franceses de todos los tiempos, ídolo en Inglaterra y famoso por su mal carácter, no solo fue figura en el Olympique de Marsella, el Leeds y el Manchester United, sino que ha sido un activista político que incluso intentó disputarle la presidencia de su país a Sarkozy en 2012.

En 1997 se retiró de las canchas y parecía que su rebeldía era cosa de otros tiempos, sin embargo en 2010 fue uno de los promotores de un intento de sabotaje al sistema financiero francés y ha sido un abanderado de la lucha por mejorar las condiciones de vivienda de la gente.

Una de sus anécdotas más recordadas sucedió en 1995, cuando fue inhabilitado ocho meses por darle una patada voladora a un aficionado que coreaba cánticos fascistas. En 2017, el periódico británico The Sun le preguntó por dicha acción y el francés respondió: “Debería haberle dado más fuerte”.

Paul Breitner, el “Kaiser Rojo” (1951)

“Los futbolistas no deben ser unos eunucos políticos”.

Fue jugador del Bayern Munich en la década del 70. Ganó cinco Bundesliga, dos Copas de Alemania y una Copa de Europa con el club bávaro. En su paso por el Real Madrid conquistó dos títulos de Liga y una Copa del Rey. A nivel de selecciones, fue campeón de la Eurocopa de 1975 y del Mundial de Alemania 1974.

Ha sido reconocido por sus tendencias políticas maoístas, que lo llevaron a negarse a participar en el mundial de Argentina 78 como protesta contra la dictadura de Videla. Criticó a sus compañeros de equipo por ser unos “eunucos políticos” al no criticar a la Junta Militar argentina.

Recep Tayyip Erdogan (1954)

“Nadie puede adscribir el terrorismo al Islam, que es una religión de paz”.

El actual presidente turco comenzó su vida en el fútbol en 1960 jugando en el Erok Sports Club, luego pasó a la liga de aficionados Camialti Sports Club. Jugaba tan bien al fútbol que estuvo a punto de fichar con el Fenerbahce de su país, pero su padre le obligó a estudiar. En los años 70 participó activamente del movimiento estudiantil pero a principios de los 80 tuvo que abandonar sus funciones políticas tras el golpe de Estado.

Cuando pudo regresar a la política, aspiró sin éxito a la alcaldía del distrito Beyoglu y en 1994, a sus 40 años, se convirtió en el alcalde de Estambul hasta 1997, cuando fue encarcelado por leer un poema.

En 1999 salió de la cárcel y en 2001 creó el partido Justicia y Desarrollo, con el que se convertiría en primer ministro y luego en presidente de la república.

El gobierno de Erdogan se ha caracterizado por mejorar las condiciones de vida del pueblo turco, por su solidaridad con los refugiados, especialmente los provenientes de Siria, el apoyo a Palestina y por volver a Turquía protagonista en los principales debates del ámbito internacional.

Erdogan es junto a George Weah el jugador de fútbol que más lejos ha llegado en la política, pero a diferencia del africano su carrera deportiva fue corta.

George Weah (1966)

“…en el fútbol, por más que se hable de las individualidades, sin tus compañeros no eres nada”.

Considerado uno de los mejores delanteros de los años noventa y quizá el futbolista que más lejos ha llegado en el deporte y la política, Weah, hoy presidente de Liberia, se caracterizó por su potencia y dominio del balón.

Se destacó en el A. S. Mónaco, París Saint-Germain, A. C. Milan, Chelsea, Manchester City, Olympique de Marsella y se retiró en el Al Jazira de Emiratos Árabes en 2003. También fue internacional con la selección de Liberia. Ganó el Balón de Oro en 1995.

En 2005, año en que se realizaron las primeras elecciones libres de su país, participó como candidato creando su partido Congreso para el Cambio Democrático, pero fue derrotado y alegó fraude. Los observadores internacionales avalaron los resultados.

En 2011 fue la fórmula vicepresidencial del candidato Winston Tubman y en 2014 ganó las elecciones al Senado con el 78% de los votos. En 2017 se convirtió en presidente electo de Liberia con el 61,5% de los votos en la segunda vuelta. Se posesionó en enero de 2018.

Sus banderas fueron la lucha contra la corrupción y el analfabetismo, y mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos. En su primer discurso redujo su salario en un 25%.

Kakha Kaladze (1978)

“La población de la capital ha puesto grandes esperanzas en nosotros” .

Georgiano, defensor central, debutó en la primera división con el Dinamo de Tiflis con tal solo 16 años. Jugó en el mítico Dinamo de Kiev, el Milán y el Génova de Italia. También fue internacional con la selección de su país en 86 partidos.

Empezó su carrera política en 2011, año en que deja el fútbol y empieza a apoyar al fundador de Sueño Georgiano-Georgia Democrática, Bidzina Ivanishvili. Luego, en 2012, es elegido parlamentario y nombrado viceprimer ministro y ministro de Energía.

Su carrera continuó con diferentes cargos en el poder ejecutivo hasta 2017, cuando dimitió para participar en las elecciones para la alcaldía de Tiflis, capital de su país, que ganó con el 51,3% de los votos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO