Los valiosos símbolos de la bendición del Papa Francisco

Publicado por: maria.vargas el Sáb, 28/03/2020 - 09:53
Share
La bendición del Papa Francisco, según un experto, la hizo realmente Cristo presente en la Hostia Consagrada, un hecho sin precedentes.
La bendición del Papa Francisco con el Santísimo

La ceremonia desde la Plaza de San Pedro en Roma del Papa Francisco al mundo entero, católico y no católico estuvo cargada de símbolos valiosos que no resulta fácil reconocer, entre ellos se destacan la bendición con el Santísimo expuesto y la lección de humildad del vestuario del Sumo Pontífice.

Kienyke.com recogió las explicaciones de un experto, el sacerdote Josef Caref, vicario territorial de la Legión de Cristo en Venezuela, quien divulgó en redes 4 símbolos de gran significado para quienes la recibieron, en plena pandemia, este 27 de marzo de 2020.

El presbítero en su mensaje señala que la ceremonia fue "El momento más lleno de simbolismo y más emotivo de un Papa en lo que lleva este siglo".

 

Recordó al papa Juan Pablo II el 28 de marzo de 2005, cuando "se asomó a dar su última bendición y no pudo hablar por la enfermedad, desde entonces creo que no se veía algo de este calibre. En aquel entonces el Papa cansado se aferraba a la cruz en su último aliento de vida."

De la bendición papal dada con la Hostia consagrada, el padre Caref destacó cuatro elementos que según él es posible que hayan pasado desapercibidos a los ojos de muchos y que van más allá del discurso.

Los cuatro símbolos son los siguientes: 

1. "La presencia del Papa con su sotana sencilla y sin abrigo, sin paraguas en medio de una tarde bastante fría y lluviosa que estamos viviendo en Roma. La plaza de San Pedro se encontraba totalmente vacía y en medio del frío y la soledad el Papa nos recuerda que Dios no calla y está cercano.

2. El crucifijo. Como amante del arte y la historia no sabía que pensar al ver una escultura de madera de más de 700 años recibiendo el agua fría de la lluvia de esta tarde."

"El simbolismo fue aún más fuerte aún. El crucifijo bañado en la penumbra de la última luz de la tarde daba el aspecto de Jesús en el Calvario derramando su sangre y como si Dios derramara su llanto por la humanidad. El rostro exánime y las llagas moradas del crucifijo de la Iglesia de San Marcelo que sacaron en 1522 durante la peste, hablaban al sufrimiento que tantos vivimos de manera directa o indirecta en estos días.

3. "La Virgen. Por primera vez en no sé cuántos siglos salió de la Basílica de Santa María Mayor el icono de la Virgen que estaba a la derecha del crucifijo. Aunque protegido por un cristal, igualmente es una obra de más de 1.500 años de antigüedad. Como el día en que Cristo entregó su vida, en medio de la soledad y el silencio la única que estaba ahí sufriendo con él era su madre. Qué reconfortante es la presencia de una madre en momentos de dolor, y ahí junto a la cruz, junto a nosotros estaba María representada."

4. La bendición con Cristo Eucaristía.

"Para quienes están acostumbrados a ver la bendición Urbi et Orbi, sabrán que sólo se hace dos veces al año (navidad y pascua) y nunca con el Santísimo Sacramento. En esta ocasión no fue el Papa quién dio la bendición al mundo, sino Cristo mismo presente en la hostia consagrada en medio del repique de campanas que simbolizan la alegría."