Su propósito es ser una descerebrada como la Barbie

Su propósito es ser una descerebrada como la Barbie

21 de febrero del 2014

Blondie Bennet, una ex modelo de 38 años del estado de California no es la primera mujer que quiere convertirse en una Barbie a punta de cirugías estéticas, pero quizá sí es la primera que además de ello quiere volverse una idiota, por lo que además de los 50.000 dólares que se gastó en implantes mamarios talla 32JJ, Blondie está asistiendo semanalmente a terapias de hipnosis cuyo fin es volverla cada vez menos inteligente.

Para tener una apariencia más artificial, Blondie se pone botox en la cara, rellenos en los labios y se hace un bronceado artificial con spray. Por el momento está desempleada, pero vive del dinero que varios hombres le dan por mandarles sugestivas fotos en las cuales posa como una muñeca Barbie.

Barbie

“Cuando la gente me pregunta por qué quiero ser una Barbie yo me pregunto, ¿por qué no querría serlo? Barbie tiene la mejor vida, se la pasa haciendo shopping y viéndose bonita, nada le preocupa”, le dijo Blondie Bennet al Daily Mail.

Luego de veinte sesiones de terapia hipnótica, Blondia asegura que ya comienza a sentirse mareada y confundida todo el tiempo. Asegura que hace poco fue a buscar a una amiga al aeropuerto y durante un buen tiempo no supo si debía esperarla en la puerta de llegadas o en la de salidas. También dice que estuvo perdida durante tres horas mientras manejaba hacia la casa de su mamá, que es donde se crió.

Blondie Bennett, kienyke

Su obsesión con la famosa muñeca comenzó cuando era una niña, cuando era adolescente se decoloró el pelo como Barbie y se vestía como ella, y a partir de la mayoría de edad comenzó a tomar trabajos en los que debía pretender ser ella.

“Yo quiero que la gente me vea como una muñeca de plástico sexual, y no tener cerebro es parte de ello. Quiero una transformación exterior e interior”.