Virginia Mayer: otra gorda indignada

6 de julio del 2012

“Yo entiendo muy bien que el humor negro se hace con clase e inteligencia, pero flaca, ahí tu genética no fue tan generosa”.

Poco apreciada Alejandra,

Estuve mirando unas fotos tuyas en Soho y quedé muy preocupada. Digo, por tu genética… Más específicamente por tus pezones. Así es que, inspirada en tus siliconas, decidí escribirte esta carta.

¿Otra gorda indignada? Eso parece. Yo, que me las doy de inindignable, estoy indignada con la animalada que escribiste. He sido de quienes más ha promocionado tu dizque columna. Durante todo el día me reí twitteando al respecto y me preguntaba cuándo te defenderías del circo en que te convertimos hoy. Hacia las siete de la noche (las dos de la mañana en París, flaca) te dignaste a twittear: “De cuándo acá es una novedad decir que es mejor ser flaca que gorda? Si están tan felices así entonces qué alegan? Besos desde Paris.”, y “Gracias por darle tanta importancia a lo que escribo. Increíble q un artículo light haya armado la gorda”.

Tengo muy claro que se trata de una columna de opinión, y por lo tanto escribes sobre lo que se te dé la gana. Generaste controversia porque además de que te falta gracia al escribir, elegiste un tema sobre el cual no tienes conocimiento. Tu ignorancia te parece chistosa. Yo entiendo muy bien que el humor negro se hace con clase e inteligencia, pero flaca, ahí tu genética no fue tan generosa.

Se vale que creas que las guapas como yo somos una bola de grasa. Así como se vale tu peinadito de Farrah Fawcett, y tu cara de adicta al meth. Yo no me explico cómo una mujer como tú, ejemplo para muchas niñas y adolescentes, se toma la libertad de escribir una columna que no le hace bien a nadie, y en cambio puede hacer mucho daño. La gente como tú no le hace bien a nadie. La gente como tú ve a su mejor amiga botarse por una ventana y reventarse en el pavimento, y no aprende nada. Flaca, sos venenosa. Sos tóxica.

Otra gente escribe cagándose en todo, como lo hiciste tú. La gran diferencia es que ellos saben escribir. Yo digo que no salgas del televisor y que sigas con un micrófono en la boca. Dicen que eso es lo que sabes hacer (a mí no me consta, ¿no te digo que produces alergia en mi cuerpo humano gordo?). No haces falta, flaca. Sigue actuando de mujer inteligente, ¿no dizque eres actriz?

Entonces, flaca flaquísima, la próxima vez que te sientes en el set del programucho para el que trabajas (lo siento, flaca, pero yo la verdad no prendo la TV para no encontrarme con personajes como tú), acuérdate que muchos –muchos más de los que tú quisieras– pensamos que cuanto más te adelgazas, más cara de caballo tienes.

Con total falta de calidez,

Una gorda hermosa que folla a la carta, tiene un closet envidiable y cuando va a la playa supera sus inseguridades.

@Virginia_Mayer

Lea también

La Azcárate también fue gorda

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO