Condenan a exdirectivo de hidroeléctrica por el asesinato Berta Cáceres

Publicado por: michell.figueroa el Mar, 06/07/2021 - 07:50
Share
La justicia hondureña declaró culpable al exdirectivo de la hidroeléctrica Desa, Roberto David Castillo, como coautor del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres.
Condenan a exdirectivo de hidroeléctrica por el asesinato Berta Cáceres

La justicia hondureña declaró culpable al exdirectivo de la hidroeléctrica Desa, Roberto David Castillo, como coautor del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres, quien se opuso a la construcción de una represa hidroeléctrica en el río Gualcarque, un lugar sagrado de las comunidades nativas.

Roberto Davis Castillo se desempeñó como presidente ejecutivo de la empresa Desarrollos Energéticos S.A. (Desa). Cabe recordar que esa compañía ejecutó un proyecto hidroeléctrico al que Berta Cáceres se oponía.


El fallo en contra de Roberto David Castillo ocurrió 45 días después de iniciada la audiencia en la que el Ministerio Público y la familia de Cáceres presentaron decenas de pruebas que vinculaban a Castillo como un autor intelectual del crimen.

La defensa del territorio le costó la vida a Berta Cáceres


Una mujer altamente reconocida por su lucha como activista de medio ambiente. Como indígena Lenca de Honduras, desde niña vio la lucha de su pueblo porque se respetara el territorio. Su madre, que era partera y llegó a ser alcaldesa de la comunidad, encabezó varias luchas desde que Berta era una niña.

Berta Cáceres trabajó por más de 20 años en la defensa del territorio y los derechos de su pueblo. En el año 1993 cofundó el Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas Populares (Copinh).

Desde la organización, Berta desarrolló varias campañas contra los megaproyectos que amenazaban el territorio y las comunidades que lo habitaban. Durante su lucha por los derechos ambientales, se enfrentó con madereros ilegales, diferentes compañías y multinacionales, casi siempre logró garantizar la defensa de los recursos y el territorio.

Por su entrega a la defensa de los derechos, la activista recibió numerosas amenazas. Además en varias ocasiones tuvo que enfrentar procesos con la justicia debido a falsos cargos por posesión ilegal de un arma de fuego, usurpación de tierras y coacción. 


Además, la acusaron de provocar la pérdida de más de tres millones de dólares en daño y perjuicios a Desa, la hidroeléctrica que habría ordenado el asesinato de la activista unos años mas adelante.

El 3 de marzo de 2016, tras muchos años de recibir amenazas por su labor de defensa del territorio, varios hombres llegaron hasta la vivienda de Berta y la asesinaron. Dos años mas tarde, en noviembre de 2018, el Tribunal Penal Nacional de Honduras condenó a siete hombres por el homicidio.

El Tribunal estableció que los hombres que asesinaron a Berta habrían sido contratados por integrantes de la hidroeléctrica Desa. 

Con información de Anadolu.