Barberías y peluquerías para hombres

Publicado por: admin el Mar, 14/02/2012 - 10:49
Share
La semana pasada me sumergí en un mundo de hombres, y por esa razón estuve leyendo revistas para hombres como Men’s Health, Esquire y GQ. Siempre tuve curiosidad de saber qué tipo de artículos s
La semana pasada me sumergí en un mundo de hombres, y por esa razón estuve leyendo revistas para hombres como Men’s Health, Esquire y GQ. Siempre tuve curiosidad de saber qué tipo de artículos salen en esas revistas y decidí explorarlos un poco. Para hacer la historia corta, termine acostándome como a las 2 de la mañana por todos los artículos interesantes que leí. Durante esta inmersión encontré un artículo que me llamó la atención sobre los barberos y las peluquerías de caballeros.  Empecé a pensar que no conocía a ningún amigo mío que fuera a un barbero y por eso mismo empecé a preguntar entre ellos si habían estado algún día en una barbería. Las respuestas fueron muy similares: "no, nunca he ido a uno," o "me asusta que el sitio no sea higiénico," o "soy alemán hago esas cosas yo mismo," o "solía ir pero cuando me mudé a Rusia tuve que aprender a hacerlo yo mismo." En todos los casos la respuesta fue negativa, pero yo todavía tenía curiosidad porque me acordaba que cuando era pequeña mi hermano y mis primos siempre solían ir al barbero, y sabía que ellos no sólo iban para que les cortaran el cabello si no porque era un modo de conectarse entre padres e hijos. Por esa razón decidí investigar más sobre el tema.
Los años dorados de los barberos y de las peluquerías sólo para hombres fueren entre 1880 y 1940. Las barberías o peluquerías para hombres eran lugares en los cuales los hombres podían lograr un fantástico corte de cabello y rasurarse bien la barba, pero aparte de esto eran lugares donde ellos podían fraternizar. Durante esta época dorada las peluquerías para hombres eran lujosas, elegantes y representaban estatus. Las peluquerías para hombres empezaron a disminuir después de la Gran Depresión cuando los hombres empezaron a reducir sus gastos en cosas “innecesarias”.  Después, con los nuevos estilos de vida de los hippies y el hecho que los hombres decidieran dejarse crecer la barba y el cabello, no había necesidad de ir a un barbero. En los años 80 cuando el cabello corto volvió a estar de moda, no muchos hombres volvieron al barbero ya que preferían ir a una peluquería unisex o utilizar las rasuradoras desechables.
Mientras investigaba sobre los barberos encontré algo muy interesante: la razón por la cual las peluquerías para hombres eran tan importantes para los hombres de raza negra en los años 50 y 60. En ese tiempo los hombres de raza negra no tenían muchos lugares donde se podían reunir para expresarse libremente (especialmente en Estados Unidos). Por esa razón las peluquerías de hombres, junto con las Iglesias, eran lugares donde los hombres de raza negra podían fraternizar.  Las peluquerías para hombres eran lugares donde los hombres de raza negra se podían sentir seguros para expresarse libremente y podían tener conversaciones reales sobre su situación, sobre política, religión, y deportes entre otros. La barbería era un lugar donde las personas podían venir y compartir, un lugar donde la gente que no tenía voz, podía tener una…” frase del artículo "Cortes de cabello: las barberías de los años 50, un lugar en el que uno tenía que estar."
Entonces en ese momento entendí porque yo sentía que las barberías eran importantes en mi familia.  Y desde ese momento adquirieron un significado importante y profundo en mi vida.
Aunque la tradición y la popularidad se han perdido a lo largo de los años y puede que no tenga el mismo significado hoy en día, yo sí creo que para un hombre podría ser súper vintage pero cool ir a una barbería.  Yo creo que cualquier hombre que tenga un estilo de vida interesante y que sea un hombre de moda debería tener un barbero ¡o al menos debería intentar ir una vez a la barbería!
Entonces, si no tienes un barbero aquí están los consejos de GQ para saber bien cómo escoger uno:
Debe ser siempre un hombre.
La clientela de tu barbero es crítica y lo dice todo sobre su trabajo. ¡Obsérvalos!
Cuando entres al lugar fíjate bien qué tipo de productos tiene, geles caros no te garantizan que es un buen lugar pero al menos es mejor que una barata de supermercado.
No te fíes de un barbero que hace todo con una maquina eléctrica.
Piensa tu ida al barbero como una cita, necesitas tener una charla antes de tener contacto físico.  Déjale saber lo que quieres." frase del artículo de GQ Como escoger un Barbero.
    Sígueme en twitter @JuanitaNieto_ O hazte fan en facebook----> Juana's6s6nses