De Trump, el cambio climático y otros demonios

Foto: Shutterstock

De Trump, el cambio climático y otros demonios

5 de junio del 2017

Por: Patricia Cifuentes Osorio (@CifuentPatricia)

El Acuerdo de París sobre Cambio Climático se adoptó para tomar medidas que ayuden a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero mediante mitigación, adaptación y resiliencia. Comenzará a ser aplicado a partir del año 2020, fecha en que finaliza el Protocolo de Kioto. Fue negociado por 195 países y ratificado por 148, incluido Estados Unidos hasta el pasado 1° de junio, cuando su actual presidente, Donald Trump, decidió retirarse.

El acuerdo busca reducir la emisión de seis gases contaminantes, dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y tres gases industriales más. La idea es lograr que la temperatura del planeta no suba 2°C con respecto a la época preindustrial. Sin embargo, para lograrlo es necesario reducir en al menos 40% las emisiones de gases contaminantes de aquí al 2050.

Estados Unidos es el país que más contamina. Representa al 4% de la población mundial, pero consume el 25% del total de las energías fósiles. En 2013, los norteamericanos consumieron casi 13 kilovatios hora por persona, mientras que el promedio mundial es de 3,10. EE.UU. no quiso ratificar el Protocolo de Kioto y ahora hace lo mismo con el Acuerdo de Paris, siendo el segundo país, después de China, que emite Gases de Efecto Invernadero con 5,17 kilotones de dióxido de carbono o CO2.

Ha sido históricamente el mayor emisor por la quema de petróleo, gas, carbón, etc. Entre 1850 y 2011 fue el responsable del 27% de las emisiones de CO2 del mundo. En 2012 fue el cuarto país con más emisiones de metano, con 499 toneladas métricas. Es además el que más contribuye al calentamiento global con 0,151°C (http://bbc.in/2swTG5Y)

Trump se retira del Acuerdo porque no va con los intereses que representa, el de los petroleros y grandes industrias extractivas. Nombró, por ejemplo, como director de la Agencia de Protección Ambiental a Scott Pruitt, quien siempre ha rechazado que los seres humanos sean responsables del cambio climático. Pruitt representó en el pasado los intereses de firmas petroleras.

Es fundamental aclarar que así todos los países cumplieran con el Acuerdo de París, no es suficiente. Para el 2100 aumentaría la temperatura de la tierra en 2,7°C, causando efectos catastróficos a la humanidad como deshielo de los polos, calentamiento de los océanos e inundación de los continentes. El aumento de la temperatura no es homogéneo, así que habría continentes y países que se verían más afectados por las altas temperaturas.

El Acuerdo de París trae consigo imposiciones a los países en vía de desarrollo para recibir recursos contra entrega de estímulos para la inversión privada. Y los supedita a seguir compitiendo en condiciones desiguales con los países desarrollados.

Se debe tener claro que este es un problema estructural que no se va a resolver si no cambian los sistemas de producción. La exagerada búsqueda de ganancias está acabando con el planeta, que ya agotó los recursos y está viviendo de las reservas. Si no se cambia el sistema, ya no habrá nada de dónde echar mano, ya no habrá futuro qué esperar. Esta situación es en suma cuestión de supervivencia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.