El ayuno combate la enfermedad

El ayuno combate la enfermedad

12 de enero del 2018

Uno de los métodos más antiguos para combatir la enfermedad es el ayuno. Ya lo utilizaban los primeros médicos griegos y en muchas culturas hace parte de sus tradiciones religiosas (por ejemplo el Ramadán). El ayuno consiste en dejar de comer alimentos sólidos por un determinado periodo de tiempo.

Hay diferentes métodos de ayuno, está el ayuno completo que dura 14 días; el parcial dura de 3 – 7 días; el ayuno intermitente en el que se comen 5 días y se ayuna 2; también se encuentra el método Büchinger  que incluye una limitada ingesta de caldos de verduras y zumos de fruta.

Una terapia para todos

Si bien el ayuno está muy asociado a la práctica religiosa, no es exclusiva de ésta. Es decir, ayunar no nos va a volver santos pero sí podría tener un efecto benéfico en nuestro ser. El ayuno le apunta al poder auto-regenerador que posee el cuerpo.

De manera natural y autómata, nuestro sistema está en constante búsqueda del equilibrio; por esta razón vive tratando de corregir defectos y daños que puedan haber en él. Puesto de manera mas clara, imaginemos que nos cortamos un dedo, ahí mismo el cuerpo envía plaquetas para disminuir el sangrado, formamos una costra y sanamos la herida nosotros mismos.  Este es el poder de regeneración de nuestro organismo.

Ayuno contra el cáncer

Los efectos del ayuno empiezan a sentirse al poco tiempo. Después de los primero tres días de ayuno se empiezan a quemar y digerir los tejidos de baja vibración, dañados o que simplemente no son esenciales para nuestro sistema.

Es por esta razón que se está utilizando cada vez más en Europa como método complementario para el tratamiento del cáncer. Durante el ayuno prolongado el cuerpo mismo destruye acumulaciones innecesaria e incluso perjudiciales como tumores, accesos, tejidos dañados y excesos de grasa, entre otros.

Efectos de la “ayuno-terapia” sobre el cuerpo

Además de eliminar tejidos también fomenta la eliminación de toxinas a través de nuestros órganos de limpieza (pulmón, hígado, riñón, colon y piel). De igual forma promueve el rejuvenecimiento a nivel celular, proporciona un descanso fisiológico a los órganos digestivos, estabiliza el sistema nervioso y la función mental y descongestiona las mucosas digestivas reduciendo así la fiebre interna.

No es lindo pero si efectivo

Dependiendo del tipo de ayuno que se haga y lo estricto que sea podemos presentar algunos efectos secundarios. A primera vista podrían asustarnos un poco, no suena un proceso muy lindo pero es el cuerpo deshaciéndose de todo lo que es perjudicial y tenemos dentro. Aquí están algunos síntomas:

  • Náuseas, vértigo y vómito (estos pueden ocurrir si la persona está enferma).
  • Mucosidad en las heces y orina oscura (porque estamos eliminando sustancias innecesarias).
  • Transpiraciones fuertes y mal aliento (por la eliminación de toxinas).
  • La temperatura corporal puede descender por debajo de lo normal y el pulso puede volverse errático. (esto se normaliza después de un tiempo. En caso de que persista es mejor que interrumpamos el ayuno).
  • Fatiga y sueño (es normal en algunas personas por la falta de energía durante el ayuno).
  • Erupciones cutáneas (también hacen parte del proceso de eliminación).

Cómo no morir de hambre

Los primeros días de ayuno el hambre es aguda, pero tranquilos, es solo mientras las enzimas y el estómago se adaptan a la nueva situación. Después de 3 días el hambre es muy poca y para el quinto ya ha desaparecido.

Sin embargo, no todos tenemos los mismos requerimientos calóricos y la pérdida de peso puede tener un efecto en nosotros. Por suerte, ahora hay diferentes métodos de ayuno en los que se incluyen verduras, zumos de fruta, caldos o simplemente una restricción calórica del 30 a 40 %.

Otros tipos de ayuno que podemos hacer son del tipo que se hace en el ramadán (un periodo corto de ayuno intermitente) en el que el ayuno es solamente diurno por 29 días. Lo mejor es consultar con un médico cuál es el mejor tratamiento y qué cuidados debemos tener a la hora de comer antes y después de un ayuno.

Este método natural puede ser una excelente forma para prevenir enfermedades y curar las que tengamos en estado temprano. En el caso de pacientes con quimioterapia también está probando ser una manera ideal de disminuir los efectos tan fuertes del tratamiento. Sin embargo, como todo manejo terapéutico, lo mejor es hacerlo de la mano de un especialista.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.