En búsqueda de la pesca sostenible en la Guajira

20 de septiembre del 2013

Nos enseñaron su punto de acopio y las especies que manejaban como el pargo rojo, que es una de las especies más destacadas en Rafael.

Viajamos a La Guajira para conocer a las comunidades que trabajan con pesca sostenible y que tienen en cuenta el tema de responsabilidad social, eso es lo más importante.

Llegamos a un punto en que uno de los productos más usados en el restaurante, el mero, empezó a escasear y se dio la alarma de la extinción. Hace un año, con Rafael tomamos la decisión de empezar con la pesca del día, que significa trabajar con el pescado que llegue más fresco diariamente.

A raíz de esto comenzamos la búsqueda de comunidades de pescadores que trabajaran la pesca sostenible en los dos mares que tiene Colombia. Nuestro compromiso con el medioambiente implica salir de la cocina y conocer el origen real de la materia prima, como hace otros chef en el mundo. Hace unos meses Omar Ben-Hammou, chef de La Despensa y yo viajamos a La Guajira a trabajar con las comunidades Wayúu el tema de los pescados.

La primera comunidad que visitamos se llamaba La Raya. Los pescadores nos explicaron cómo realizan la pesca con la ayuda de la Fundación Ecósfera que se encarga de capacitarlos en todos los procesos de pesca sostenible, como estándares de tamaño y la cadena de frío para que el producto no pierda sus cualidades. Nos enseñaron su punto de acopio y las especies que manejaban como el pargo rojo, que es una de las especies más destacadas en Rafael por su frescura. Vimos sierras, dorados, rayas, toyos, róbalos, Lebrón, shernas.

Rodrigo Alzamora Guajira, Kineyke

Lo que más me gustó del viaje fue la  forma de pescar de esta comunidad, que exista una consciencia en toda la cadena, como por ejemplo que se devuelvan los pescados pequeños y que no utilicen redes de arrastre.

Visitamos otra comunicad, a unos kilómetros de la Raya. Mayapo y Popoya, donde los pescadores hacían otro tipo de pesca con red, y no con anzuelo, y lo más impactante era la variedad de especies en un mismo centro de acopio, tras las jornadas de pesca que llegaban en bote. Con esta experiencia en La Guajira, además de comprobar en terreno que existen proyectos y personas comprometidas con el medioambiente bajo el concepto de pesca sostenible, nos alienta ahora a visitar el Pacífico colombiano, que de hecho tiene mucha más variedad y riqueza que el Caribe por la temperatura de sus aguas. La idea es seguir buscando materia prima de calidad y que respete el medioambiente entre las comunidades de pescadores que ahora tienen una posibilidad de sustento.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO