En defensa de Hollywood y sus películas taquilleras de verano

9 de mayo del 2011

Son tantas las críticas que recibe la industria de Hollywood que, a veces, pareciera que fuera manejada por las personas más malas del mundo. Que solo trabajan por plata, que construyen y destruyen imágenes falsas a su antojo, que lo único que les interesa es aprovecharse del espectador sin importar el precio.

Y es cierto que cada año, por cada película buena que produce Hollywood, salgan 7 malas. Y también es cierto que la crisis de guionistas nos ha mostrado la manera tan vil y descarada en como esta gigante indistria raspa la olla de éxitos pasados solamente para volver a ganar dinero con el mínimo esfuerzo. Pero hay que reconocer que películas como Fast Five, la quinta parte de la saga Rápido y Furioso, son películas que nos encantan y que nos recuerdan que los carros rápidos, las mujeres hermosas y las grandes explosiones nos emocionan tanto como las historias complejas, los dramas históricos y las comedias inteligentes.

En los inicios del cine, la gente entraba a las salas para ver reflejada la realidad. Pero a medida que fueron pasando los años y los avances lo fueron permitiendo, el cine se convirtió en la ventana a realidades que solo estaban en la imaginación humana. Por eso es que las audiencias gozan con una película como Fast Five. Porque se imaginan viéndose como Vin Diesel destruyendo la ciudad de Rio de Janeiro con dos carros pero siempre saliendo ileso. Porque se imaginan a si mismos consiguiendo, así sea por un par de horas, a las hermosas mujeres que aparecen en pantalla. Y en ese caso, también hablar de las audiencias femeninas. Por eso es que las mujeres disfrutan tanto una comedia romántica como How To Lose A Guy In 10 Days, o con épicas historias de amor como La Vida es Bella. Porque todos tenemos sueños (así sean sueños fabricados por la misma industria) y, al no poder tenerlos, nuestro mejor escape es el cine. Y felicito a Hollywood por sus producciones exageradas y/o romanticonas que llenan salas, porque gracias a ellas es que podemos alejarnos de esta realidad, a veces tan aburrida y monótona, que nos toca vivir.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO