Estas son las palabras de un usuario de TransMilenio

14 de octubre del 2013

Transmilenio sin duda alguna es uno de los grandes logros para una ciudad tan caótica y sobre poblada como Bogotá. Y aunque con una muy buena intención e ingenio, el diario vivir de los bogotanos no permiten que este tenga un buen desempeño en algunas horas, pero bueno, ese no es el punto… A lo largo de la historia de este gran ejemplo de “BRT” , este se ha visto manchado y con grandes crisis económicas a causa de un inadaptado anti social que decide colarse en este medio de transporte, arriesgando, y en muchos casos, perdiendo su vida por no pagar 1400 o 1700 pesos. Este pseudo ciudadano, ya sea que se cole por necesidad, egoísmo, por diversión o por tacaño,  aporta a que el sistema en sus horas pico se colapse e inclusive, más allá de poner su vida en peligro, pone en peligro la de otros, porque los empujan, los arrinconan o simplemente ni entrar ni salir de los y a los buses los dejan ¿Qué clase de orgullo puede generar eso?

No hay una imagen para reconocer a un colado, puede ser desde un estudiante, un “gamín”, hasta personas de tercera edad y niñas, la colada no discrimina, todo el mundo puede ser un posible colado. Igualmente, los métodos y formas de colarse pueden ser variados, puede ser desde las puertas de abordaje (más común), hasta aprovechar el mal estado de algunos torniquetes para pasar desapercibidos, igual, sea cual sea el método, es una bofetada vil e hipócrita para quienes honestamente, a pesar de la necesidad o el afán, hacen fila, o tienen su tarjeta previamente cargada.

Es tal la hipocresía de estos seres, que graban vídeos colándose, se divierten haciéndolo, o inclusive, aseguran que se colan porque Transmilenio los roba, cuando no saben que el sistema ha generado muchos empleos, mejoro la ciudad y en gran parte, cuando no esta colapsado, es una manera rápida de llegar a los destinos, eso sin mencionar los logros ambientales y culturales alrededor del sistema. Si el futuro de Transmilenio es similar al del Tranvía o el Trolebus, no será por falta de administración ni de tecnología, será porque algunos bogotanos no saben que eso es un servicio y un bien para la ciudad, pero muchas veces el egoísmo y la falta de cultura pasa por sobre todas las cosas.

Irónicamente Bogotá pide a gritos un Metro, yo les digo ¿Para qué un Metro? Para que se repita la historia de Transmilenio en donde cogemos y volvemos nada las estaciones, los buses, en donde nos colamos y hacemos mal a otras personas por nuestro interés, en donde no sabemos que para entrar más rápido y seguro, hay que dejar salir primero, que hay que dejar cerrar las puertas, que no hay que obstaculizar en fin, muchas cosas que hacen pensar que la falta de cultura ciudadana en los medios de transporte es muy alta, y más irónicamente, los “colados” son los que más se quejan de la in efectividad y demora de los buses ¿No notan que en parte ustedes son los generadores de eso?

Colarse en Transmilenio tiene muchos significados, desde un significado economico y social , hasta uno cultural  y personal. El primero significa grandes perdidas para el sistema, y más cuando alguno de estos ninjas criollos resulta arrollado por un Transmilenio, sumado a eso, muchos de estos colados no reconocen que con su falta,  crean huecos que no permiten que el sistema funcione como debe, les recuerdo, muchas de las personas “pobres  y marginadas” de la ciudad que se movilizan en alimentador, dependen de quienes pagan su pasaje en las estaciones, es por eso que los alimentadores son gratis, después no se quejen si se los cobran, y más aún esto significaría que muchas personas que viven en barrios de difícil acceso, puedan llegar rápido a sus casas, generando ademas de una crisis económica por todo el dinero que se escapa por los colados, una crisis social, debido a que Transmilenio le ha apostado a muchas cosas sociales y culturales, tales como libros en algunas estaciones, promover la cultura ciudadana, la innovación en la ciudad, y la generación de empleos que muchos desempleados del pasado aprovecharon. Sé que para muchos parecerá exagerado decir que todo esto suceda por culpa de alguien que se cole, pero yo les respondo, de dónde creen que se sacan los dineros para pagar a conductores, para pagar gasolina, mantenimiento, empleados… Del dinero que los usuarios dan, entonces, si unos inadaptados prefieren dañar puertas, torniquetes y hacerse matar por no pagar el dinero, de dónde saca la empresa ese dinero que el colado no aporto.

Más allá del dinero, y las crisis que sí ha afrontado el sistema a causa de esta problemática, es preocupante ver lo poco que las personas valoran su vida, lo que son capaces por no pagar menos de dos mil pesos, cuando se supone que la vida es sagrada, ademas del tema de cultura, ese tipo de acciones siguen reforzando estereotipos del colombiano facilista, ladrón y avispa, pero eso sí, si un extranjero nos dice algo nos ofendemos, pero sacamos pecho diciendo que se es avispa y que la saco fácil. Si de verdad queremos un mejor país y en paz, toca cambiar teniendo cultura ciudadana. Eso si, cada quién vera que hace con su vida, pero no vale la pena matarse por menos de dos mil pesos, perder la vida es perder muchas oportunidades, es destruir familias y proyectos enteros, que de seguro son tan  valiosos que no tendrán valor monetario.

Lógicamente no todo el mundo tiene la fortuna de contar a diario con dos mil o tres mil pesos, pero es mejor pedir dinero, o conseguirlo prestado, que dar un brinco a una posible muerte, o abofetear a otras personas que sí pagaron, así no tengan, con ese tipo de actos que de verdad son vandalicos y egoístas. A Transmilenio solo me queda recomendarle formas efectivas de reducirlo o controlarlo, porque acá a algunos bogotanos los afiches y el marketing no nos sirve, pero un golpe de un bus de pronto sí. Igualmente como usuario y bogotano me comprometo a tener un buen comportamiento en el sistema, ya que es mi única forma de aportarle al sistema y a la ciudad y a no afectar con mis acciones a mi mismo y a otros, no puedo detener al que se cola, porque mi libertad termina cuando comienza la del otro, pero por medio de eso trato de dar un mensaje a quien se cola, y decirle que por favor, tenga un poco más de cultura y aprecio por su vida y por la de los demás.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.