La inseguridad, el cáncer de los bogotanos

Presidencia de la República de Colombia

La inseguridad, el cáncer de los bogotanos

14 de marzo del 2019

Los bogotanos todos los días se levantan con un gran número de preocupaciones personales, laborales, entre otros. Pero entre ellas se destaca la insatisfacción frente a la inseguridad que se vive diariamente en varios sectores de la ciudad.

El modus operandi de las bandas delincuenciales se ha convertido el talón de Aquiles para cualquier administración saliente y entrante. No se comprende por qué estrategias de la Policía Nacional no han tenido resultados, no se entiende por qué los ciudadanos somos indiferentes cuando vemos que algún bogotano esta siendo hurtado, no comprendemos por qué no han aumentado el pie de fuerza en la ciudad cuando contamos con un déficit alarmante de uniformados en la capital y lo más preocupante, ¿qué pasa con la justicia en nuestro país?

Cifras de el ultimo año (2018), apuntaban que el factor causal de la intranquilidad de los bogotanos era el “hurto a personas” por medio del raponazo, el fleteo, la extorción y el conocido cosquilleo. Todas estas preocupaciones se viven tanto en las calles como en el transporte público.

No hay duda alguna que las políticas publicas del distrito frente a la seguridad se han realizado pero son ineficientes. Sabemos que la administración de Enrique Peñalosa, creó la “Secretaria Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia” donde se busca velar por los derechos de los ciudadanos, fortalecer las capacidades de los órganos de seguridad y justicia del distrito, entre muchos otros objetivos específicos. Pero más allá de la visión y misión que tiene esta secretaria, los ciudadanos inconformes piden dejar ese idealismo para convertirlo en praxis, es decir, hacer una guerra frontal contra las bandas delincuenciales y que podamos salir con tranquilidad a mercar en la esquina de nuestros hogares. Que las estrategias de seguridad salgan del papel.

No obstante es importante revisar las políticas públicas de la administración de Gustavo Petro quien en su administración como Alcalde Mayor de Bogotá en vez de dedicar su gobierno en judicializar y atrapar a todos los delincuentes que tanto daño han hecho a la gente honesta y trabajadora.  La patanería y egocentrismo de Gustavo llevó a financiar (con los impuestos de todos los bogotanos) a las bandas delincuenciales para que no robaran a los ciudadanos de bien, “cogimos diez mil pandilleros… hicimos un cálculo de cuanto ganaban robando, y eso se lo entregamos”.

Fuente: https://laotracara.co/actualidad/insolito-petro-pago-100-mil-millones-a-pandilleros-para-que-no-robaran/

Ahora bien, después de tanto negativismo debemos ver el lado positivo. El Estado colombiano debe dedicarle tiempo a la pedagogía. Creemos conciencia, dejemos la indiferencia, apoyemos los frentes de seguridad y hagamos talleres con presencia de los alcaldes locales junto al alcalde mayor. De esta manera, vamos a empezar a crear resultados con estrategias eficientes y con una verdadera conexión entre quienes son electos y electorado. Vivimos en un mundo globalizado, hagamos uso de los medios tecnológicos para alertar, denunciar, revisar y atrapar a los transeúntes sospechosos. Volvamos a usar las alarmas en los barrios, conectemos nuestros circuitos de vigilancia con los comerciantes. Es así como vamos acabando el incendio de administración tras administración.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.