Me cansé de comprar códigos…

11 de septiembre del 2011

Cuando se es estudiante de derecho, abogado, o simplemente un ciudadano interesado en conocer que está permitido y que no en la legislación colombiana, se acuden a los códigos que son las recopilaciones de leyes especificas de una materia; últimamente hemos tenido problemas con el bolsillo y con la seguridad jurídica, ya que nuestro legislador […]

Cuando se es estudiante de derecho, abogado, o simplemente un ciudadano interesado en conocer que está permitido y que no en la legislación colombiana, se acuden a los códigos que son las recopilaciones de leyes especificas de una materia; últimamente hemos tenido problemas con el bolsillo y con la seguridad jurídica, ya que nuestro legislador y la Corte Suprema de Justicia han irrespetado principios básicos, de amplia enseñanza en las escuelas de derecho pero de poca aplicación.

Cuando se ingresa a una facultad de derecho, se habla de temas que tienen mucha importancia y que tienen que ser entendidos perfectamente para poder interpretar de manera correcta la ley; uno de esos temas importante es la seguridad jurídica, este se enseña resaltando su importancia en cuanto el derecho que tiene todo ciudadano de conocer sus derechos y obligaciones para poder preservar el orden en un Estado y que estos no sean cambiados de forma inesperada para que no sorprendan a nadie en la ilegalidad de un acto que ayer era legal; otro tema importante que se estudia en materia penal es el conocido “principio de legalidad” que ligado a la seguridad jurídica buscan garantizar que el ciudadano sepa que conductas son ilegales, y que estas sean descritas de manera concreta especificando incluso la pena, todo esto con la guía del principio de la irretroactividad de la ley penal.

Es el congreso de la república y la sala de Casación penal de la Corte Suprema de Justicia los que no han garantizado estos principios; el primero no los ha garantizado ya que producen leyes sin estudios socio jurídicos serios guiados simplemente por afanes de popularidad política o peor aun buscando compensación económica de aquellos que financian ilegalmente sus campañas; el segundo a través de su reiterada jurisprudencia errónea en cuanto se sale de los parámetros de la dogmatica jurídica, y comienza a mezclarse en un mundo de vanidades y moralismo populares con el fin de crear fama de sus actuaciones que son bien miradas por los legos del derecho pero despreciadas por aquellos que aun intentan defender la cientificidad de este.

El peligro que genera el abuso del derecho de estos, puede traer consecuencias peligrosas, en cuanto empiezan a tener liberalidad en su poder alcanzando así romper la barrera de sus funciones para ingresar a la libertad del individuo y vulnerar aquellos principios que tanto defiende nuestra constitución y nuestro condigo penal que giran en torno a la dignidad humana, eje central del funcionamiento de nuestro Estado, y que debe ser respetado a como dé lugar. Cualquier extranjero que este en nuestro país se fijara que la Locura Colombiana no solo se predica respecto de la violencia sufrida y de la corrupción estatal sino que también se está frente a la locura judicial, variable y abusiva por sí sola, mediática y grotesca con el derecho.

Lo único que me queda por decirle a usted señor lector cuídese mucho, porque cualquier día podrán llegar a su casa policías a detenerlo por el delito de mirar mal a alguien, o por decirle negro a alguien que es negro, o chiquito al chiquito, o blanco al blanco, actué con cautela y piense más rápido que los magistrados, cosa que no es difícil, para que no vaya a terminar en la cárcel por un delito que no esté tipificado; si usted es estudiante de derecho empiece a interpretar todo lo contrario de lo que le han enseñado, no compre más códigos, porque algún día se va a cansar tal y como me está pasando a mí, y si puede váyase a otro país porque este lo manejan los mediáticos magistrados, los brutos congresistas, y los abusivos del ejecutivo que sin pena cada vez más acaban con la tridivisión de poderes en el Estado de derecho.

Twitter:@davidleogo

Blog:Locura Colombiana

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO