Poética Judicial

Publicado por: admin el Mié, 03/08/2011 - 06:48
Share
Salvo algunos artículos de nuestro Código Civil -compendio lírico  de normas redactado por un  poeta venezolano que se afincó en Chile-, pocos escritos hay tan prosaicos en el mundo de las letra
Salvo algunos artículos de nuestro Código Civil -compendio lírico  de normas redactado por un  poeta venezolano que se afincó en Chile-, pocos escritos hay tan prosaicos en el mundo de las letras como los mamotretos jurídicos. Y ni que hablar de los fárragos judiciales. El poeta a que me refiero -ya lo habrán inferido los letrados- es don Andrés Bello, y uno de los felices acápites a que aludo es la definición de “aluvión”, que el artículo 719 del código en cuestión considera como: “el aumento que recibe la ribera de un río o lago por el lento e imperceptible retiro de las aguas”. ¿No sugiere este verso, acaso, el sutil advenimiento de la soledad, con toda su aridez, cuando nos abandona poco a poco y sin darnos cuenta el agua fresca del amor? Otra cosa bien distinta, más falta de elevación aún, es la literatura judicial. Cunden allí las piezas procesales como la que recibí por correo electrónico hace unos meses, remitida por un colega desconocido que  ponderaba con socarronería “el uso libérrimo del lenguaje y la precisión deductiva de los investigadores”, de la siguiente acta de levantamiento de un difunto: “El cadáver del difunto se encuentra bocarriba, con la boca abierta y los ojos cerrados, con la cabeza medio ladiada como mirando un guanábano en completa producción, con el brazo derecho estirado hacia un lado y como saludando a alguna persona…” Sin embargo no todo es burdo en la práctica forense. Es más, si en gracia de discusión existe la justicia poética, jurisdicción romántica inventada por los literatos para vengarse de los jueces que imparten justicia a favor de los poderosos, resulta equitativo que haya también una “poética judicial”, si se me permite el término, donde los sujetos procesales puedan expresar su pasión libérrima por las rimas. En cualquier caso, hay precursores de nuestra “poética judicial” que han sabido encontrar en la oscuridad de los despachos su fascinación por  expedientes amorosos que suscitan aventuras lírico-forenses, como las que transcribo a continuación: Este soneto, atribuido a Francisco Ordóñez, fue rescatado por mi adorada hermana Adriana –a quién agradezco de paso su colaboración- de sus apuntes de la facultad de Derecho, por allá en los ochentas. “AMOR LITIGIOSO Una acción posesoria yo entablara para probar, con alegatos sabios, tranquila posesión sobre tus labios, y derecho real sobre tu cara. Sé que costumbre inmemorial me ampara y que son rescindibles tus agravios; pero al decir de  Ulpiano y de los Flavios, perdiera el juicio si tu amor ganara. Responde a mi demanda dolorida que  clamó en la audiencia suspendida cuando iba a secuestrarte el primer beso. Que prescribió la acción has pretendido, pero mío es el derecho ya adquirido como consta en las actas del proceso.” Los siguientes poemas -una demanda, su contestación, los alegatos, recursos y sentencias en varias instancias-, que descubrió mi pariente y amigo Rodrigo Peláez entre los libros raros y curiosos de la biblioteca de EAFIT, son verdaderas joyas de la práctica forense en colaboración, pues si bien la demanda que da inicio al proceso fue escrita por el “Caratejo” Vélez, su contestación –a cargo de Rosa Tulia Varón-, los alegatos, recursos y sentencias subsiguientes, corresponden a otros escritores espontáneos que se fueron involucrando con el tiempo a esa experiencia literaria-judicial colectiva, hasta completar el expediente que a continuación se transcribe, donde el hermeneuta aficionado encontrará, al final de cada actuación, el nombre del autor correspondiente: “UN PROCESO AMOROSO ÍNDICE DEL EXPEDIENTE Este cuaderno contiene el juicio de amor completo de un dulce cantor inquieto que por el mundo va y viene; es un poeta que tiene alquilado el corazón, palacio de la ilusión castillo de la quimera, ornado de enredadera, florecido de pasión. Julio César Benítez LA DEMANDA Hace un año, Señor, estoy queriendo con todo el corazón a una mujer; hace un año que en él está viviendo y no quiere pagarme el alquiler. A la ingrata le di mis ilusiones y en pago de su amor se lo alquilé; la cuenta me negó mil ocasiones hasta hoy que ante ti la demandé. Tú que eres juez justísimo y severo, haz que me quiera como yo la quiero pues pierdo la paciencia y la razón; y si no me concedes lo que pido, ¡préstame el policía del olvido para sacarla de mi corazón! Santiago Vélez Escobar (El Caratejo Vélez) CONTESTACIÓN A LA DEMANDA Señor juez: Santiago Vélez Escobar, poeta, a quien aquí le dicen "Caratejo", me ha dado en alquiler oscura, escueta habitación, en un corazón viejo. Allí encontré un retrato, una paleta, una lira, el pedazo de un espejo; un carriel, un bastón y una muleta... ¡era el cuarto, Señor, de San Alejo! Entré como inquilina. De tal modo transformé el cuarto aquel a mi acomodo, que hoy allí todo es ritmo y alegría; y ese ingrato, Señor, quiere lanzarme con el solo pretexto de cobrarme siendo mucho mayor la cuenta mía: Rosa Tulia Varón ALEGATO DEL ACUSADO En el recuento que hace la acusada de los enseres que tenía Santiago dentro del corazón, olvidó el mago número, que nos lo entrega consagrada. Y no confiesa que, a la abandonada estancia, horrible fue como un endriago; y aunque ella en su intención decía "no pago" embellecióla y la llamó su amada. Y que en su honor, como burbuja loca, brotó del corazón hasta la boca el armonioso verso sibilino, que es como escala que al azul la sube dándole alas sutiles de querube y haciendo menos duro su destino. Emilio Rico SENTENCIA PRIMERA Si hace un año, señor, estás queriendo con todo el corazón a una mujer; si hace tiempo que en él está viviendo, es justo que te pague el alquiler. Es ingrata. No des tus ilusiones ni te sujetes más a tal mujer; es amar peligroso en ocasiones cuando lleva al olvido del deber. Como juez, yo sentencio que te quiera, si no quiere pasar por una fiera que mata la paciencia y la razón; mas... si acaso te niega lo que pides, te concedo, Santiago, que la olvides y la retires de tu corazón. Manuel J. Maza APELACIÓN La mujer que ante el juez he demandado porque ha tiempo me debe el alquiler, a la Corte Suprema hoy ha apelado y alega, sin razón, esa mujer. Y a pesar de que nada me ha pagado hubo la Corte así de resolver: que como el corazón se lo he alquilado condéname a tenerla que querer. Del corazón jamás podré sacarla; en él hice un altar para adorarla y su imagen persiste en mi memoria; ella en cambio a mirarme no se atreve, y no niega tampoco lo que debe... pero me declaró la moratoria. EN CASACIÓN A la Corte Suprema en casación ha subido, Santiago, la querella que le entablaste a la mujer aquella que fue inquilina de tu corazón. Ese alto tribunal con atención estudiará el proceso contra ella, y absolverá, seguro, a la doncella de todo cargo y toda obligación: Y así ha de ser, porque sería injusto obligarla a pagarte el alquiler de un corazón donde vivió a disgusto y el que, como es notorio, nada vale para vivir en él una mujer porque está roto y como tal... se sale. Francisco Campo Rivera SENTENCIA FINAL Creo que lo anterior es suficiente, si en mi disertación no me equivoco, para afirmar en forma concluyente que tú, poeta amigo, eres un loco. Y tú, acusada por indiferente, codiciada mujer, que amo y evoco, ¿malferiste al poeta?... delincuente y loca eres también... ¡o falta poco! Pero como las cláusulas penales impiden condenar los anormales posesos del amor o del demonio, sentenciar para ello no vacilo perpetua reclusión en el asilo o pena capital: el matrimonio. Cesáreo Rocha AÑOS DESPUÉS A los cinco poetas muy gloriosos, que en el sonado pleito intervinieron, a pesar de sus versos tan sabrosos, les anoto que mucho se comieron. Ni al Sabio Juez, justísimo y temido, a quien el vate invoca reverente, ni al genial policía del olvido se cuidaron de entrar al expediente. Mas lo esencial del inmortal soneto, lo que anhela de veras en concreto el insigne y sublime Caratejo, es que lo quieran con amor sincero o que le presten el guardián severo que brinda olvido al corazón, ya viejo.” Benjamín Ángel Maya Y finalizo esta selección judicialmente caprichosa o caprichosamente judicial, que para el caso lo mismo da, con estos versos del extraordinario poeta antioqueño, Ciro Mendía, en un caso de investigación criminal: CARTA POLICÍACA Mi marido, señor, está mordido de celos. Que celoso más templado. Celos de mi canario anaranjado, Y celos del color de mi vestido. Sospechaba de Juan, el engomado Sospechaba de Pedro, el invertido. Pero ahora, mi Nelson distinguido Con una pista superior ha dado. Por esto es necesario mi poeta Que te cuelgues del hombro la escopeta Y prevenido estés y en tus cabales Porque te hago saber, y este es el hecho Que anoche, en las dos copas de mi pecho Mi esposo halló tus huellas digitales.” www.lapataalsuelo.blogspot.com