¿Por qué Colombia no prospera?

18 de julio del 2012

lo único que salió fue una constitución con cara de rompecabezas y un niño que después representaría perfectamente un cuento del gran Pombo

¿Por qué Colombia no prospera? Fue la pregunta que surgió en una discusión de dos extranjeros y un colombiano. El primer extranjero decía que el gran problema estaba en la pereza de los colombianos, argumentando que Colombia tenía mejores condiciones agrícolas para salir adelante que muchos países europeos pero como no saben trabajar y no les gusta, no lo pueden lograr. El segundo extranjero entrando en discusión con el primero ubicaba el problema en la educación, decía que nadie puede explotar ni agrícola, ni tecnológica, ni científicamente algo cuando no sabe cómo hacerlo. Cuando le dieron la palabra al colombiano éste respondió que los únicos responsables de que el país no prospere son los mismos responsables de la pereza y la falta de educación de los colombianos, los presidentes.

Tomada de periodismosinfronteras.com

Cuando me entere de esta discusión, me sentí en la necesidad de analizar la respuesta más lógica, es decir aquella que centraba el problema en nuestros queridos mandatarios. Por lo que llaman sentido común, decidí omitir en mi análisis a los presidentes anteriores a la constitución de 1991, a nadie le queda duda alguna de que estos fueron unos grandes petardos. Entonces siguiendo una línea cronológica, empecé por quien fue el hombre más suertudo del cual se tenga conocimiento en la historia de la política mundial, aquel que llegó sin el menor esfuerzo a ejercer la presidencia de este hermoso país, el doctor Cesar Gaviria. Este gran ser humano, que no es para nada oportunista como nuestros políticos colombianos, fue la “mejor” opción de la época –porque como dice el viejo dicho “no habiendo más, con mi mujer me acuesto” –, ya que prometía acabar con la guerra, y acabando con la guerra de paso mejoraba la educación y si mejoraba la educación mejoraba la economía, y todo esto lo lograría con una asamblea nacional constituyente, como era de esperarse los colombianos comimos cuento, se eligió, se realizó la asamblea, se creó una nueva constitución y nada cambio; en ese tiempo lo único que salió de la casa de Nariño fue una constitución con cara de rompecabezas y un niño que años después representaría perfectamente un cuento del gran Rafael Pombo.

Luego llegó un gran elefante, digo un gran presidente, que pretendía dar un “Salto Social” para Colombia, con medidas un poco más intervencionistas en el sector social, así que creó el SISBEN considerado el “mejor” sistema de salud de los últimos tiempos, implementó una “gran” política de vivienda, y lo mejor de todo creo el ministerio de cultura, con el objetivo de implementar la idea de que hay cosas que suceden a nuestras espaldas por unas 8000 razones, decía él. Algunos de sus amigos que le ayudaron a llegar a la presidencia lo distrajeron durante todo su cuatrienio, evitando que su “Salto Social” realmente se diera, y como siempre con el fastidio de fiscalía que tenemos mientras le culpaban de absurdas cosas, a este se le olvido que era el presidente, entonces el único salto que hubo en su gobierno fue el del narcotráfico y el de los grupos armados al margen de la ley.

Terminado el mandato de Samper subió al poder su más grande contradictor, Andrés Pastrana –quizás el ultimo conservador que queda en Colombia–. Para el año 1998 cuando Colombia estaba en el caos total debido a los problemas de guerrillas, paramilitarismo y narcotráfico, surgió el que debería ser el presidente más querido por la izquierda colombiana por ser el único que se animó a negociar con las FARC y aquel que de manera ingenua –creo yo– les cedió terreno a estas. Cuando Pastrana toma la decisión de dialogar con esta guerrilla, decisión que aprobaron la mayoría de los colombianos, se distrajo tanto que el narcotráfico y el paramilitarismo se aprovecharon de que la atención del país estaba en otra parte para coger fuerzas, al mismo tiempo que lo hacían de la manera más habilidosa las FARC. Con estas fuerzas llegó el caos a Colombia, entonces Pastrana alejado de las políticas sociales y educativas que necesitaba el país centró su atención en algo que ingenuamente los colombianos le atribuimos a su sucesor, el plan para acabar con la guerrilla; el esfuerzo de Pastrana por encontrar apoyo internacional para esto fue notorio, de tal manera que surgieron políticas como el plan Colombia y otras de fortalecimiento militar que ayudaran a cumplir el objetivo planteado, este como sabemos nunca se cumplió. Por otro lado vale la pena mirar como en esta época empezó con gran fuerza la implementación del neoliberalismo como objetivo escondido de nuestra constitución mediante la implementación de una mayor libertad económica –recomiendo analizar esto desde la “critica de la razón utópica” –.  En fin su mandato terminó y para algunos fue un presidente estúpido.

Esperen el domingo la segunda parte que por supuesto es la más interesante.

*Grave que los candidatos a magistrado de la corte constitucional sean cuota de un partido político.

Twitter:@davidleogo

Blog:Locura Colombiana

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO