16 de diciembre de 2022

Publicado por: admin el Sáb, 08/02/2020 - 02:17
Share
Bogotá, diciembre 16 de 2022, Agencia de Noticias Futuras (Adenof) - El triunfo del candidato de extrema izquierda, Gustavo Petro, en las elecciones presidenciales de mitad de año,
16 de diciembre de 2022
Bogotá, diciembre 16 de 2022, Agencia de Noticias Futuras (Adenof) - El triunfo del candidato de extrema izquierda, Gustavo Petro, en las elecciones presidenciales de mitad de año, trajo diversas novedades en la estructura y operación de los medios de comunicación privados de Colombia. La última de ellas la constituye la entrada en vigor de la Ley “Alfredo Molano”, cuyo texto dispone la expropiación inmediata de dichos medios, en Bogotá y las regiones, para convertirlos en “medios de educación socialista”, según reza uno de los artículos, aprobados por unanimidad en el Congreso Socialista de Colombia, COSOCO, que sustituyó al antiguo Congreso Nacional, o poder legislativo, que durante la democracia estuviera conformado por representantes y senadores de distinta ideología. Al sancionar la nueva ley en la Plaza de la Revolución (antes Plaza de Bolívar), de Bogotá, el comandante-presidente Petro quiso hacerlo justo hoy, viernes 16 de diciembre, a modo de “aguinaldo socialista para el pueblo colombiano”, al cual le pide rezar “la novena al compañero Jesús”, denominación que ya se presta a bromas, pues hay quienes dicen que se refiere a Jesús Santrich, uno de los comandantes históricos de las extintas guerrillas Farc, que ahora cogobiernan a Colombia. Al respecto, la nueva ley ordena que la novena se rece en hogares, comunas, empresas, cuarteles, centros educativos, etc., alrededor de un pesebre o belén que recree escenas de las montañas, selvas y paisajes colombianos, presididas por una humilde choza que evoque los lugares donde se refugiara “el Comandante Eterno, Manuel Marulanda Vélez”, y constituya un recuerdo de la acción militar de las Farc y demás fuerzas guerrilleras que arribaron al poder tras la victoria de Petro. Si bien la ley ordena la expropiación de todos los medios privados, se destacan casos de diarios como El Tiempo y El Espectador, de Bogotá; El Colombiano, de Medellín; El País, de Cali; El Heraldo, de Barranquilla, y La Vanguardia, de Bucaramanga. Además, publicaciones como Semana, Arcadia, Soho, Don Juan; cadenas de radio, televisión y redes como Caracol, Blu y RCN, y programas o espacios como CMI, Los Informantes, Noticias Uno, La Hora de la Verdad, Red Más, Vicky en Semana, Hora 20 y decenas más, que pasan a depender de la Dirección de Comunicación Socialista, DICOS, en cabeza del comandante Gustavo Bolívar y el periodista Hollman Morris. Otra de las novedades registradas alrededor de los medios es la ratificación en sus cargos, por parte de la DICOS, de buena parte de los directores y directoras de tales medios y espacios con base en varias razones: no haber realizado, hasta ahora, oposición alguna al nuevo gobierno; haber tenido en sus espacios, durante años, a periodistas y analistas contrarios al expresidente Álvaro Uribe (declarado, desde el pasado 7 de agosto, “el enemigo público #1 del pueblo”), y haber vinculado, antes del triunfo de Petro, “a camaradas nuestros como periodistas y analistas”. La DICOS retira de sus cargos a los periodistas Fernando Londoño, Luis Carlos Vélez, Juan Lozano y otros, y no permite continuar como periodistas o analistas a Juan David Escobar, de El Colombiano y otros de dicho diario; Mauricio Botero, de El Espectador; Luz María Sierra, Daniel Mejía y Juan Felipe Zuleta, de Blu Radio; Vicky Dávila y Salud Hernández, de la revista Semana, y muchísimos más, consecuencia de la purga socialista, profetizada de tiempo atrás por numerosos dirigentes y escritores sin que nadie hubiera hecho caso. Con todo, según las fuentes consultadas por esta Agencia, la decisión que más repudio ha ocasionado es la que prevé enviar a Campos de Alineación Revolucionaria, CAR, a las personas indicadas en el párrafo anterior “para ayudarles a entender y aceptar las dimensiones del régimen establecido”. Si no modifican sus puntos de vista y no se alinean, serían condenados a trabajos forzados o al exilio. Dependerá de la evaluación que de cada caso efectúe un tribunal popular, formado a criterio de la DICOS. La ley Molano igualmente prevé que todo el personal que labore en los medios expropiados deberá jurar fidelidad a la Revolución, el Partido y el comandante-presidente, so pena de recibir todo el peso del nuevo ordenamiento judicial. La sanción de la ley se dio ante ciudadanos de todos los géneros; las Fuerzas Armadas de la República de Colombia, FARC; la guardia indígena; organizaciones sociales; delegados de gobiernos afines de Latinoamérica, Europa, Asia y África, y viejos camaradas del partido comunista de las desaparecidas Unión Soviética y Europa del este. Muchos observadores ya se preguntan si los directores y directoras ratificados aceptarán trabajar, a partir de hoy, bajo la guía de la DICOS, o si renunciarán para irse al exilio. INFLEXIÓN. “Parece que fue ayer”, como dice el viejo bolero de Armando Manzanero…