Candidatura de Timochenko, una afrenta al país

Candidatura de Timochenko, una afrenta al país

8 de noviembre del 2017

El anuncio hecho por las Farc de que Timochenko será su candidato a la Presidencia, es una afrenta al país, una burla a las víctimas y una demostración más, de que lo que se pactó en el Acuerdo de la Habana no se respeta. Este anuncio es una demostración de que el gobierno Santos le mintió a Colombia y entregó la institucionalidad solo para favorecer a las Farc,  sin ningún sentido de patria y de dignidad.

Es inconcebible e indignante que criminales que cometieron delitos de lesa humanidad como Timochenko, Márquez, Santrich y  otros de los negociadores, aspiren a hacer política sin someterse a la justicia, sin haber dicho la verdad y sin haber pagado un día de cárcel.

El Presidente Santos afirmó antes y durante la negociación que ésta sería una paz sin impunidad. Lo negociadores siempre ratificaron que los máximos criminales de delitos de lesa humanidad no podrían hacer política. La cruda realidad es que desde un principio, eso era lo que se había negociado y  lo que le interesaba realmente a las Farc.

Lo ocultaron durante la negociación? No olvidemos que el pueblo negó esa posibilidad en el plebiscito y la desconocieron. Ahora en la implementación vuelven a torcerle el pescuezo al Acuerdo espurio, para decir que se puede hacer política mientras se hace justicia y se pagan las penas. ¿Nos creen estúpidos?

Al país se le dijo que ésta sería una paz sin impunidad y con el propósito de acabar con las Farc. Lo cierto es que ahora tenemos dos Farc lideradas por exactamente los mismos que negociaron en la Habana, solo que unos  van a hacer política a la Presidencia y al Congreso en total impunidad y el otro grupo se convirtió en disidencias manejando el negocio del narcotráfico. Todos estos acontecimientos ratifican lo que muchos advirtieron: se estaba negociando una paz con impunidad y solo a favor de las Farc.

Se supone que el Acuerdo de Paz de La Habana estaba centrado en las víctimas;  qué se les va a decir ahora cuando Timochenko, como candidato presidencial de las Farc,  tiene 182 procesos judiciales, 106 de ellos por homicidio, se le acusa por la bomba del Nogal y la toma de la base de Miraflores; donde murieron soldados y decenas de policías fueron secuestrados y tiene sentencias que acumulan  448 años de cárcel?  Esta candidatura y la de los aspirantes de las Farc al Congreso, antes de someterse a la justicia y sin pagar sus pírricas penas, es una demostración más de que a las Farc y al gobierno les importan un bledo las víctimas.

Otra de las opiniones que se están argumentando en el país es que no  importan esta candidatura porque Timochenko, no va a ser elegido Presidente.  Lo de fondo no es si lo eligen o no, por el contrario, la sola candidatura materializa el quiebre de la institucionalidad del país y ratifica los riesgos a los que va a estar sometida nuestra democracia en los próximos 12 años. Lo mismo decían de Chávez en Venezuela después de que fue indultado y miren la debacle después de 20 años.  La Farc política va por el Congreso en el 2018, en el 2020 por las gobernaciones y se preparan en el 2022 para la Presidencia.

No se puede ser incautos, van a tener curules gratis en el Congreso, plata para la política y proselitismo cocalero con los recursos de la erradicación manual. Siguen además  sin desmontar el narcotráfico que mueve y presiona al electorado en las zonas que nunca abandonaron.

Las Farc no solo van por presencia en las áreas rurales, también por  las ciudades. Por ejemplo, en Bogotá, el candidato a la Cámara será Byron Yepes, la antigua mano derecha del Mono Jojoy, el más sanguinario de las Farc. Yepes seguro será representante a la Cámara  sin haber sacado los votos necesarios, sin haberse sometido a la justicia y  sin ni siquiera pedir perdón a sus víctimas. Será el que haga realidad la famosa sentencia amenazante del Mono Jojoy en la zona de distensión en 1998 cuando dijo “Que se preparen porque allá nos vemos en las ciudades”

La sociedad entera debe movilizarse para reclamar que las Farc no pueda hacer política antes de haberse sometido a la justicia, en especial aquellos que cometieron crímenes de lesa humanidad. Los que votaron por el No en el plebiscito, deben mantener su lucha y promover el referendo revocatorio. Para aquellos que votaron por el SI, y que consideran que este no es el camino correcto,  tienen la responsabilidad de exigir autoridad en la implementación de los Acuerdos y que se cumpla lo que les prometieron; una paz  sin impunidad.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.