El general si tiene quien le escriba

16 de diciembre del 2010

Un general de la policía que dice tener sospechas de lo que casi todo el mundo sospecha se convierte de la noche a la mañana en la verdad revelada. Gracias a que un bollerista cibernauta australiano que puso a temblar al mundo con su retratos mal editados de neohacker paparazzi, se descubrió que nuestro general, nuestro súper policía, que como sigan así lo van convertir en el protagonista de la próxima cinta del súper  agente 86, sospechaba que detrás de las chuzadas estaba ni más ni menos que él que quieren convertir en el Montesinos colombianos.

Pues el general en su laberinto, conformado por los pasillos de palacio, del ministerio y de la embajada americana descubrió el agua tibia. Sospechaba que Don José Obdulio y Don Bernardo estaban detrás de las chuzadas. Tamaño análisis, tremendo olfato y semejante deducción lo puede dejar como el bobo Calvete, aquel que en los Chaparrines le coreaban booobaaadaaa grande. Esa sospecha en manos de un general que tiene a su cargo organismos de seguridad como el F 2 y las colaboraciones armónicas con el CTI, el DAS, el B2, en fin toda la inteligencia colombiana y porque no, la internacional como la Interpol, el FBI y hasta la CIA, lo deja como el domingo 7.

Lo que cualquier país que se respete esperaría de su súper policía son las pruebas, los indicios, las investigaciones que develaran responsabilidades o por lo menos una seña que permitiera armar una hipótesis seria. Pero sospechas tiene cualquiera y la más primaria es esa. No habla muy bien de su capacidad de sabueso que termine con todo su poder haciendo el mismo comentario que haría un taxista o un embolador bogotano con un mínimo de sintonía radial.

Por eso creo que quienes se apresuraron a escribirle al general a manera de espaldarazo se la pusieron de para arriba. Ahora, para no quedar como un Tarilas le va tocar armarse de pruebas, para demostrar que sus sospechas eran calificadas y no que eran un simple comentario para salir del paso frente a los sabuesos gringos. Ahora va a tener que, con la ayuda de todos los que hoy lo ensalzan, compilar un acerbo probatorio para quedar como un general digno de los cuatro soles que le han puesto, so pena de empezar a tener uno a las espaldas.

Porque esos son sus tesoros, su estatus, su prestigio y con eso no se puede jugar. O si no recordemos por qué Piero siempre se ha preguntado ¿qué es un general desnudo? Yo no dudo de la capacidad estratégica del general, ni de sus tácticas para perseguir el mal. Es más, se me parece a esos generales de la segunda guerra mundial que analizaban mapas, retaguardias y desembarques. Pero que su elemental frase se la quiera llevar a la categoría de descubrimiento como si se tratara de Newton con la gravedad, me parece que se exceden un poco sus repentinos áulicos.

Y esto al final no le ayuda al general, ni en su imagen, ni en sus investigaciones. Máxime si se tiene en cuenta que varios de ellos parecen respirar por alguna herida y no hacen ningún esfuerzo para ocultar sus fobias y su mala leche.  Al punto que para referirse a sus también sospechosos, hablan más bien del grado de consanguinidad que tuvo uno con un capo, como si eso criminalizara automáticamente. Menos mal esta vez están del lado de la barricada del general o si no, de seguro que lo llamarían el hermano del narcotraficante, o del traqueto, porque su familiar fue capturado en una red de narcotráfico en Suiza.

Creo que se puede ser antiuribista, antijoseobdulista, en fin, pero se tiene que llegar algún día a la sensatez. El general Naranjo no dijo nada que sirva para la investigación pero si dijo mucho para los que escriben diatribas antiuribistas. Bien dijo Ernesto Samper que sabe de estas lides de malquerientes y despotricadores de imagen: es una tormenta en un vaso de agua. Y lo que el general dijo no es ninguna novedad, ni tiene ningún peso probatorio. Pero si fue un buen papayaso para los escribidores de medio pelo que saben que a punta de periódico y de efecto repetición se construyen verdades públicas.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO