La verdad detrás del despojo de tierras

12 de junio del 2015

Uno de los tantos resultados  que a mi modo de ver son interesantes en el último informe que sobre el seguimiento al Proceso de Restitución de Tierras realizan las Fundaciones Forjando Futuro y Paz y Reconciliación, es que se comienzan a revelar con nombre propio, cuales son las empresas que según las sentencias judiciales que hasta el momento se han emitido, se beneficiaron del despojo de tierras en Colombia.

Buena falta le hace al país conocer un poco de la verdad que existe detrás del despojo de tierras, por eso este hecho resulta valioso para el país, porque ya es hora de que Colombia reconozca que a sus espaldas hubo una violencia que no solo benefició a los grupos políticos en las regiones, sino también a algunas empresas multinacionales dedicadas a la minería, cultivo de palma, ganadería, agricultura, etc., y que en aras de una buena reconciliación, sería bueno que contribuyan a la reparación de las víctimas del conflicto armado.

Gracias a esta investigación recientemente divulgada, sabemos que las multinacionales Continental Gold Limited Sucursal Colombia, Exploraciones Chocó Colombia S. A.; Anglogold Ashanti Colombia S. A.;  Sociedad Agropecuaria Colombia S. A.; Sociedad las Palmas Ltda; Agropecuaria Palmas de Bajirá S. A.; Inversiones Futuro Verde; Palmagan S. A. y A. Palacios S. A., se beneficiaron con estos hechos violentos.

Con toda seguridad que esto que hoy se conoce públicamente, no es ni la mitad de lo que pudo suceder tras la violencia paramilitar y guerrillera en Colombia, y que se necesita saber para proceder a restituir las tierras despojadas.

Es por esto que es vital que todas las empresas que se han beneficiado del despojo de tierras en Colombia, digan de una vez por todas si están dispuestas a contribuir con la verdad de los hechos y por supuesto también con la restitución de tierras y la reparación a las víctimas. Ayudar a la justicia a destapar estos hechos no solo ayuda a acelerar los procesos, que son bastantes complejos de por sí y en los que hay que invertir demasiados recursos, también sirve para que los colombianos que hoy se encuentran en las ciudades deambulando por las calles, pensando en que van a hacer con sus vidas, se reencuentren con sus lugares de orígenes en donde se les devolverá sus esperanzas y ganas de seguir adelante.

No podemos seguir pensando que solo los que empuñaron las armas son los que deben confesar, porque desde la sociedad civil se ha cohonestado con la guerra. Ese es un secreto a voces, el problema es que esos actores de la sociedad civil que ayudaron a que la violencia arreciara con todas sus fuerzas, no solo se resisten a confesar que fueron ellos quienes alimentaron la guerra, sino que además optan por el silencio, y algunos de ellos aún sirven de combustible para que la confrontación siga dándose en las veredas y territorios.

Esta lógica malévola hay que pararla, es por esto que invito a todos los actores de la sociedad civil que participaron en la guerra a que nos ayuden a quienes pedimos la restitución de tierras y reparación a las víctimas, confesando los hechos que aún se mantienen ocultos, porque solo así podremos sanear esta deuda que tenemos con el país entero.

No me resta sino felicitar a quienes valientemente se han dado a la tarea de realizar esta veeduría ciudadana al proceso de Restitución de Tierras.

@ludispalencia

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.