Los 10 HP de Colombia en febrero

26 de febrero del 2015

Los Hijos de la Patria de este mes nos dejan en una irremediable vergüenza.

10. Empezó el torneo de fútbol en Colombia e inició la batalla. Unos gamines de la barra “Blue rain” de Millonarios se enfrentaron con hinchas de Santa Fe en un parque del barrio Villa Luz en Engativá. Hubo peleas con palos, cuchillos y pistolas neumáticas. Al final de cuentas, una batahola y una grosería total que terminó con cuatro heridos.

Hubo más casos así en febrero. Otros HP disfrazados de hinchas apedrearon en Ibagué el bus que transportaba a los jugadores del Medellín del estadio Manuel Murillo Toro al hotel. El jugador Vladimir Marín fue lesionado en el rostro. ¡Qué pena!

9. Es pésimo el eufemismo que nos habla de “Ladrones de cuello blanco”, pero en este puesto van ellos, los 286 colombianos que habrían usado cuentas del HSBC en Suiza para no pagar impuestos. Los ladrones con plata son una triste paradoja. ¿Y las autoridades colombianas qué dijeron de eso? ‘Jamás me contactaron’, contó Hervé Falciani, quien filtró a los medios las actividades del HSBC.

8. Si el primer lugar de los HP de enero se lo llevaron los que mataron brutalmente animales en las corralejas, aquí va el desconocido que lanzó un perro con las patas traseras amarradas a un humedal en Bogotá con tal de ahogarlo. Por fortuna, un policía se lanzó a las aguas del “Juan Amarillo” y alcanzó a salvarlo.

7. Ahora, los policías malos, los que vimos abusar de su poder en febrero, los que agredieron a la gente por tomar fotos en TransMilenio, los que se dedicaron a poner comparendos y sobornar, los que se la pasaron chateando en servicio, en fin, todos los que se excedieron y se siguen escondiendo tras su uniforme.

6. El sexto puesto es para los infaltables corruptos de la Nación. Por si no lo sabía, integrantes del Consejo Superior de la Judicatura quisieron comprar a congresistas para que el Consejo no desaparezca. “Eso es falso de toda falsedad”, replicó José Agustín Suárez, presidente de la Sala Administrativa. Algunos medios, tiernos, llamaron a esto “coqueteos”, “lobby” o “cortejos”…

5. Esto es con nombre propio: Carlos Moreno de Caro. El Moreno jugó y violó el día sin carro, tomó una calle en contravía y quiso engañar a la Policía al estacionar en un sitio afirmando que era su vivienda, lo cual negó después el vigilante del edificio. Moreno de Caro tampoco quiso entregar sus documentos (solo los mostró) y dijo a los policías, advenedizo como él solo: “Para que sepas, esto es propiedad privada y no te puedes llevar mi carro”. Este tipejo, hay que recordarlo, fue nuestro embajador en Sudáfrica de 2006 a 2008. Gracias por ese nombramiento, Álvaro Uribe. Y por reemplazarlo con Édgar Perea.

4. Los dos malditos que mataron a puñal a Steven Gallo, un estudiante de ingeniería industrial, por robarle el celular. El asesinato sucedió en el puente peatonal de la calle 185 en Bogotá.

3. El vergonzoso podio inicia con Jhon Ulloa Anturi, el confeso asesino de Milena Torres, una estudiante de la Corporación Educativa Indoamericana hallada por un habitante de la calle en un caño de Bogotá. Este HP que mató a la joven de 22 años era el vigilante del edificio de la Filarmónica de Bogotá y la asesinó para robarle un anillo y un celular. “Quitarle la vida fue un accidente, nunca abusé sexualmente de ella”, dijo como si eso fuera una defensa. Le había hecho cuatro heridas con arma blanca.

2. “Cero cárcel para los guerrilleros”, dijo Iván Márquez, jefe de las FARC en La Habana. Suficiente cinismo para ganarse su lugar.

1. A pesar de los cafres anteriores, los más HP de febrero en Colombia fueron los asesinos de cuatro niños de 4, 10, 14 y 17 años en Caquetá. No solo el que disparó sino todos los que planearon su matanza para apoderarse de unas tierras. “Los acostaron y les dieron un tiro de gracia”. Desalmados.

Este mes supimos lo absurdo que somos con nuestro futuro. ¡Cada nueve horas un menor de edad es asesinado en este país! No es anormal saber entonces que en febrero también un menor de siete años fue asesinado (desmembrado) en La Vega. O que en el Valle un padre mató (degolló) a su hijo de seis. O que en Atlántico una madre asesinó a sus tres hijos, de 3, 6 y 10. O que María Cristina Parra puso la mano izquierda de su hijo de seis años sobre una estufa caliente para castigarlo por haber tomado sin permiso una moneda de 200 pesos…

Hay que ser mucho HP en esta vida para matar y maltratar así a un niño. Damos pena. Y los ejemplos, tristes ejemplos, podrían seguir.

Los 10 HP de Colombia en enero

@javieraborda

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO