Ni santistas ni uribistas, ¡no tragamos entero¡

Ni santistas ni uribistas, ¡no tragamos entero¡

6 de agosto del 2016

Lejos –a veces siglos- aparece un líder que rompe el silencio, encumbra los ánimos, estremece el alma y cambia el camino de las multitudes. Muchos colombianos lo acabamos de descubrir y queremos seguir su credo y alzar su bandera.

Nadie lo había expresado tan bien, ninguno antes había hecho tan genial compendio de las urgencias nacionales de hoy, en el marco de los deseos de paz, pero sumidos en el histórico desacuerdo y ruptura entre compatriotas.

Nos hemos dejado arrastrar por el falso discernimiento de que todo es blanco o negro, sin precisar quién es el uno o el otro en el caso de Santos y Uribe. No señores, siempre hay grises en la política, en la vida, entre los hombres. “El fanático es quien considera que su creencia no es simplemente un derecho suyo, sino una obligación para él y todos los demás” (Savater).

Santos y Uribe-01

Si el azar democrático nos conduce al plebiscito y éste a darle la bienvenida a las FARC, pues que así sea. ¡O no sea¡ Pensemos que en los andurriales de la política todo es posible. Pero que cada uno decida sin violencia ni presiones ni intimidación lo que le venga en gana. No por estar con Uribe o con Santos, sino pensando en lo que nos viene pierna arriba.

Hay que desprenderse de los brazos de los dos prohombres. ¡No desprenderse los brazos¡, como algunos pretenden que hagamos en esa disputa que no es ideológica, ni bipartidista, ni ideológica, sino…sino…personal, para meterse en más honduras.

Volviendo al prócer que ha gritado en medio de la zarzuela política para hacernos reflexionar “en este momento definitivo de la patria”, conviene encumbrarlo a los pedestales más nobles e inscribirlo en los emblemas nacionales.

Su nombre es corto pero rotundo, aplastante, pequeño de estatura como Bolívar pero valiente como el Libertador. Este nuevo patricio y caballero, a quien hemos visto enfrentar todas las aventuras posibles, hoy nos arroja sobre la cara una reflexión sabia, en vísperas de una crucial decisión:

-Desconfiar de Uribe no te hace Santista, criticar a Santos no te hace Uribista. Cuestionarlo todo solamente demuestra que no tragas entero.

(El autor, Guillermo Prieto, más conocido como @Pirrytv)

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.