Antonio Nariño

Antonio Nariño

13 de diciembre del 2010

Antonio Nariño demostró que por sus venas no corría sangre pura. Su papá era español y su mamá una criolla. Nació el 9 de abril de 1765, en el territorio donde es hoy el Palacio de Nariño. Ingresó al ejército español a los 16 años para luchar en la revolución de los comuneros, pero se retiró al ver el maltrato y la decapitación de un criollo. El resto de su vida lo vivió buscándole la libertad al pueblo.

Estuvo becado en el Colegio Mayor y Seminario de San Bartolomé, estudió filosofía y derecho. Se desempeñó en algunos cargos importantes de Santa Fe de Bogotá, capital de Nueva Granada. Fue un hombre ilustre, interesado en la literatura que, a través de los textos conoció ideas europeas como la ilustración.

Nariño fue un fugitivo profesional. Apresado en varias ocasiones, logró en su mayoría, escaparse de los militares españoles. La traducción y reproducción, en su propia imprenta, de los Derechos del hombre en 1793 una de las obras más importantes en la historia, lo llevó a la cárcel porque el texto era literatura prohibida, además, de que su conducta fue considerada un intento de rebelión. Lo embarcaron hacía África para pagar su condena, pero se escapó. Al poco tiempo regresó ocultado su identidad. Sin embargo, fue encontrado de nuevo por lo españoles, pero también se les escabulló. Para esta época fue acusado de ser el líder de una revuelta en contra de la corona española.

Creó el primer periódico político de Colombia, La Bagatela, en 1811. Las letras que imprimió contenían una crítica directa a los criollos porque siendo evidente la ausencia de los españoles no buscaban un camino para la independencia. Este mismo año fue elegido presidente de Cundinamarca y de todas las provincias cercanas, creía que el modelo centralista era el mejor para la gobernar. Su principal opositor fue Camilo Torres, federalista. Sus diferencias políticas desataron una guerra civil.

En 1813 encabezó la campaña del sur para evitar la reconquista, fue capturado y privado de su libertad durante siete años. En una revuelta se escapó y sin dudarlo volvió Colombia. Instaló el Consejo de Cúcuta y fue vicepresidente de la Gran Colombia. No llegó a ser presidente porque Bolívar le ganó en las elecciones, pero fue senador.

Antonio Nariño murió el 13 de diciembre de 1823, a causa de una enfermedad, a los 58 años, en Villa de Leyva. Sus restos fueron trasladados a la Catedral Primada de Colombia.