Así se creó el villancico ‘Noche de paz’

11 de diciembre del 2018

Su autor fue Joseph Mohr.

Joseph Mohr

Una de las canciones navideñas más antiguas y difundidas alrededor de mundo es ‘Noche de Paz’, un villancico creado hace más de 200 años por un sacerdote que buscaba enviar un mensaje de paz en medio de una época sombría.

El autor de la letra fue Joseph Mohr, un joven presbítero que había llegado a la iglesia católica para calmar el hambre porque desde antes de nacer fue estigmatizado como hijo ilegítimo, condenado por su origen a las penurias y el rechazo.

En esa condición lo encontró Johann Nepomuk Hiernle, vicario de la catedral de Salzburgo, que lo adoptó como padre tutelar y lo matriculó en el liceo. Con el tiempo desarrolló el canto y aprendió a tocar el violín para ser incluido en el coro. Después pasó a la universidad y terminó sus estudios de filosofía para continuar la carrera sacerdotal.

Para la Navidad de 1818, tiempo después de que los conflictos más grandes de Europa habían cesado, como la campaña invasiva de Napoleón tras la batalla de Waterloo, se sentía cierta calma en el continente y por eso un mensaje de paz para estas fiestas era pertinente.

Además, en la víspera de la Navidad y durante la preparación de la Misa de Gallo, el músico de la iglesia de Oberndorf se dio cuenta de que el órgano no funcionaba. Joseph Mohr se enteró de la falta del instrumento y empezó a ingeniarse una poesía que pudiera ser cantada. Algunos dicen que la inspiración le surgió de la imagen de la “Virgen con la adoración de los tres Reyes Magos”.

En cuestión de unas horas tuvo el texto de cuatro párrafos y se lo llevó a su amigo músico Franz Gruber, que compuso una melodía sencilla con una guitarra y resultó una canción adaptada para dos voces y un coro. La animación para la misa de la noche siguiente, estaba preparada.

La canción se entonó por primera vez en esa Navidad, pero se volvió famosa gracias a que, meses después, el constructor de instrumentos Carlos Mauracher fue a reparar el órgano de la catedral y se encontró la partitura, se la llevó y se la entregó a los hermanos Strasser que se encargaron de difundirla por todo el país.

Con el tiempo la fama de la canción era mundial, pero nadie conocía ni se preguntaba por su autor, hasta que finalmente un sacerdote de Berlín indagó al Vaticano sobre la composición y este le pidió al músico Gruber que enviara una carta contando su origen.

Pero para ese momento Joseph Mohr ya había muerto a causa de una pulmonía a los 56 años, 30 después de haber compuesto la famosa canción, por la que no recibió ningún reconocimiento, incluso fue tan pobre que la iglesia tuvo que costear todos los gastos de su entierro.

Actualmente, ‘Noche de paz’ ha sido traducida a más de 300 idiomas e interpretada por diferentes artistas y millones de personas alrededor del mundo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO