Edgar Allan Poe, el genio del cuento moderno

7 de octubre del 2017

Se cumplen 168 años de la muerte de uno de los escritores más influyentes de la literatura

Edgar Allan Poe, el genio del cuento moderno

Este hombre partió la historia de la literatura de terror en dos: hay un antes y un después de Edgar Allan Poe. Además de Willian Shakespeare y Miguel de Cervantes Saavedra, Poe es uno de los escritores más reconocidos del mundo entero. Muchos de los artistas que lo precedieron han reconocido su influencia.

Edgar Allan Poe nación en Boston, el 19 de enero de 1809. Cuando él era niño, sus padres naturales murieron por lo que él fue adoptado por un matrimonio de Richmond, Virginia. Se llamaban Frances y John Allan. Los primeros estudios superiores los realizó en la Universidad de Virginia. Luego de eso se enroló en el ejército.

En 1827, mientras seguía enlistado publicó su primer libro de poemas ‘Tamerlane and other poems’. En 1929 logró el licenciamiento y salió del ejército.

Desde siempre, Poe tuvo graves problemas económicos, especialmente porque su padrastro, por problemas personales lo desheredó. Para lograr sostenerse, dedicó sus esfuerzos a escribir artículos y críticas para diarios de Baltimore, Filadelfia y Nueva York. Desde siempre se caracterizó por querer vivir exclusivamente de la literatura. Eso es –y sigue siendo– algo que no logra cualquiera.

Mientras trabajaba escribiendo en distintos diarios, Poe escribía en sus propios textos, especialmente cuentos y poemas. Por distintos problemas, incluidos el consumo de alcohol y láudano, y quizás un poco de depresión, Poe se caracterizó por tener una prosa oscura, trágica, con tintes bien definidos de suspenso y terror. Para Julio Cortázar, Poe es el padre del cuento moderno.

Constantemente, entre 1829 y 1949, Poe estuvo publicando sus cuentos y sus poemas en revistas, periódicos o en compilados. Sin embargo nunca pudo lograr lo que se propuso desde el principio –o no completamente–: vivir de la literatura.

El cuervo es uno de los poemas más recordados del escritor latinoamericano.

“Una vez, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es -dije musitando- un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más”.

Ese ‘nunca más’ es una de las frases más recordadas de la literatura.

La muerte de Poe aún sigue siendo un misterio. Unos días antes, el escritor fue encontrado en las calles de Baltimore en un estado “preocupante de delirio y angustia”. Fue llevado al Hospital Universitario de Washington donde murió el 7 de octubre de 1849. Tenía 40 años.

Lo poco se sabe de los últimos días de Poe proviene de su médico John Joseph Moran. Los años han ido debelando distintas ideas sobre lo que pasó: suicidio, asesinato, cólera, rabia o sífilis han sido algunas de las causas posibles. También se habla del consumo de sustancias y alcohol.

En todo caso, el legado de Poe para la poesía, el cuento y la novela negra son invaluables. Murió en Baltimore hace 168 años pero ha seguido vivo desde entonces. Y lo seguirá estando mientras haya gente que lea.

“Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas.
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!”

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO