El doctor Marcel Petiot, uno de los más grandes descuartizadores de la historia

El doctor Marcel Petiot, uno de los más grandes descuartizadores de la historia

25 de mayo del 2016

Marcel Petiot nació en Auxerre, Francia, el 17 de enero de 1897. Cuando tenía cinco años, su padre falleció y, a las ocho años, fue su madre quien murió, dejándolo huérfano a una corta edad.

Marcel estuvo bajo el cuidado de sus tíos, quienes al poco tiempo empezaron a notar  en él conductas crueles hacia los animales: solía torturar a los gatos o los pájaros que atrapaba en la calle y los quemaba con agua hirviendo. En algunos casos un poco más extremos, les sacaba los ojos a las aves solo para reírse de ellas ya que, cuando intentaban volar, chocaban con las paredes.

Su familia preocupada decidió llevarlo al psiquiatra, donde fue diagnosticado como enfermo mental.

Cuando tenía 19 años, Petiot decidió enlistarse en el ejército francés y servir a la patria durante la Primera Guerra Mundial. Allí sus comportamientos extraños volvieron a salir a la luz y sus superiores decidieron enviarlo a una casa de reposo.

Para 1918, cuando finalizaba la guerra, Marcel Petiot empezó a estudiar medicina, carrera que terminó en 1921. En ese mismo año se mudó a Villeneuve-Sur-Yonne y se convirtió en uno de los mejores médicos de la zona.

Su fama creció tanto que en 1927 logró ser alcalde del poblado y, con el dinero que dejaba su nuevo empleo, adquirió una mansión de 15 habitaciones que, unos años después, se convertiría en “La Mansión del Terror”. Esto después de que las autoridades allanaran su casa

Una alerta de los vecinos por el olor que salía del humo de la chimenea fue suficiente para que las autoridades ingresaran a su casa y encontraran restos de las víctimas. Junto al horno que usaba para cremarlos,estaban los abrigos, las joyas y el resto de las pertenencias de los asesinados.

Cuando enfrentó un juicio por la muerte de estas personas, Petiot aseguró que sí había matado a más de 80 personas, pero que lo había hecho por motivos patrióticos, ya que sus víctimas, en su mayoría judías. ayudaban a las autoridades nazis en la ocupación a Francia.

Esto lo único que logró fue que el juez lo condenara a pena de muerte, la que cumplió el 25 de mayo de 1945 en la guillotina.