Fernando Quiñones, con vino y flamenco

17 de noviembre del 2018

Su obra refleja uno que otro silencio acompañado de brisa marina

Fernando Quiñones

www.fundacionfq.com

Fernando Quiñones fue un literato español que dedicó su inspiración al vino, al flamenco y a uno que otro silencio saciado de brisa marina y paisajes entre naranja y turquesa. Actualmente, en agradecimiento a su legado,  tiene una estatua en la Playa de la Caleta en Cádiz, Andalucía.

En 1930 nació en la ciudad de Chiclana, quedó huérfano y comenzó a trabajar en los muelles. Ideó el mundo intenso en mitad del siglo; posguerra y poesía. Perteneció a la “Generación de los 50” , aquella que denunciaba la insolencia de Franco e ilustraba irónicamente las tristezas de un pueblo represado
“como un río de rostros, como un río de sucesos, nos hunde y nos aleja.”

Quiñones inauguró par de revistas, fue a Madrid y se convirtió en periodista de varios diarios de la región en los que promulgó el cine, la música, el teatro, los toros y la escritura como elemento clave para la cultura nacional.

El escritor en sus años mozos, disciplinado y recurrente, ganó varios premios locales por su prosa. Ya en su madurez se dedicó a impartir la educación en reto personal y el flamenco como estilo preferente para ostentarlo como embajador ante varios países americanos.

Regresó a su amado territorio y entre el agua con su mujer Nadia en la orilla observándolo, le regaló con voz austera Cádiz. Dicho lugar en el que se bañaba mientras hacía la proclamación coqueta recibiría  años más tarde el nombre de “Paseo de Fenando Quiñones.”

Su muerte fue atravesada por un tumor peritoneal que un 17 de noviembre de 1998 lo consumó en el Hospital Puerta del Mar en Cádiz.

Entre sus obras más representativas se encuentran De Cádiz y sus cantes, La guerra, el mar y otros excesos, Crónicas de Al-Andalu entre otras que lo hicieron merecedor de la Medalla de Oro de Chiclana y el Honoris Causa de la Universidad de Cádiz.

Actualmente sus documentos artísticos y biográficos reposan en la  Fundación Fernando Quiñones

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO