8-0…

Publicado por: maria.vargas el Sáb, 08/08/2020 - 06:40
Share
Por: Ignacio Arizmendi Posada.
Ignacio Arizmendi Posada

Para su reproducción, los canguros guardan un as oculto: la hembra preñada puede conservar en reserva el embrión durante meses, hasta cuando se reúnen las condiciones adecuadas para que continúe su desarrollo. Pues bien, así obró la Corte con su decisión sobre el expresidente Uribe. Era un as guardado, esperado por tirios y troyanos: unos porque confiaban y otros porque desconfiaban de la institución.

Ya con Álvaro Uribe detenido, quienes lo desprecian viven la primera etapa de su alegría y aspiran a que el exmandatario “se pudra en la cárcel”, como se lee en las redes (anti)sociales. Verlo entre rejas, por ahora simbólicas, en su propia casa, era el as que anhelaban tener en sus manos. Un golazo. Y lo lograron con la decisión de la Corte, cuyos miembros dicen que la tomaron en derecho, lo que muchos colombianos no creemos. ¡Ni de fundas! 🡪 Así las cosas, el partido arranca 1-0…

Hay que tener claro que la detención del exmandatario –a quien he respaldado y respaldo, pese a los errores que haya cometido, propios de cualquier ser humano– no es más que una pieza de un engranaje, la punta del iceberg de una megaestrategia en ejecución desde hace lustros, con la mira puesta en la toma absoluta del poder, diseñada y liderada por la izquierda nacional, apoyada por la internacional y una larga cola de simpatizantes (llamados “mamertos” en Colombia). Megaestrategia de la que hacen parte otras cosillas. Por ejemplo:

• El control de las instituciones claves. Con paciencia y buena letra, han penetrado el gobierno, las Fuerzas Armadas, la justicia, la educación, el sindicalismo, el periodismo, la iglesia católica, la academia, los entes de control, los movimientos sociales, las empresas privadas, etc. Objetivo: que esas instancias se rijan por las “nuevas” ideas (nuevas: expuestas por Marx en 1848…), y respalden las acciones de los violentos, los protejan, irradien e implanten la ideología salvadora, etc. 🡪 2-0. 

• La destrucción de la institucionalidad. Construida con imperfecciones, claro está, a lo largo de nuestra historia, los salvadores la señalan de servir a los poderosos, ser injusta, ineficaz y corrupta. Objetivo: que la gente reviente de indignación y exija, sin importar el costo, una institucionalidad para “una nueva Colombia” (tipo Cuba, claro). 🡪 3-0.

• El desprecio a la empresa privada. Los mesías de las “nuevas” ideas reconocen que el sector privado pesa mucho por el volumen de empleos y bienestar que proporciona. De ahí que otro frente de la macroestrategia es presentarlo como explotador, abusivo, sin corazón, desalmado, enemigo del pueblo y el medio ambiente, esclavo del gran capital. Objetivo: lograr que lo aborrezcan y saboteen, no compren sus productos y servicios, y crean que mañana será propiedad “de todos”.  4-0.  

• El desprestigio de los líderes civiles. Basta que los dirigentes civiles sustenten unas visiones democráticas, distintas a las de los mesías de las “nuevas” ideas para que los sindiquen de ser contrarios al pueblo, corruptos, egoístas. Objetivo: que las masas petristas y parecidas pidan o apliquen una fulminante venganza sin pausa y sin límite.  5-0.

• La toma de las calles. Los mesías saben que es de vital utilidad liderar las marchas, manifestaciones, plantones y demás modalidades callejeras, pues logran una amplia audiencia en los medios ingenuos y en los que han infiltrado. Objetivo: transmitir un poder y una voluntad de lucha popular sin temor a nada, que cree la sensación de que “esto se jodió” y mueva a muchos a salir del país con sus capitales y empresas. 🡪 6-0.

• La desobediencia civil. Penúltimo, en este rápido repaso, los mesías ya empezaron a pedir que la ciudadanía desobedezca las instituciones, no pague los servicios públicos, los impuestos, las deudas. Mañana, muy temprano, exigirán que los miembros de las Fuerzas Armadas desobedezcan a sus mandos, los profesores no den clases, los trabajadores abandonen sus puestos, etc. Objetivo: precipitar las condiciones para intentar una toma revolucionaria y “democrática” del poder en TODAS sus variables. 🡪 7-0. 

La caída del presidente Iván Duque. ¡Claro! Aspiran a que sea antes del 7 de agosto de 2022, fecha en que terminaría su período. Para ello, los mesías desean reventar la imagen de Duque acusándolo de incapaz, irresponsable, amigo de los privilegiados, alejado del pueblo, contrario a la paz, corrupto, débil. Objetivo: llevar a que las hordas fuercen su caída cuanto antes, al precio que sea y como sea. 🡪 8-0. Un marcador igual al del Real Madrid con Millonarios hace ocho años, el 26 de septiembre de 2012, en el Bernabeu…


INFLEXIÓN. Bobos no son. Trabajan A solis ortu usque ad occasum (“Desde la salida del sol hasta el ocaso”). Por eso, los demócratas tenemos que unirnos de cara a 2022.

Por: Ignacio Arizmendi Posada

8/8/20