Adultos mayores también pueden ser digitales

Publicado por: maria.vargas el Mar, 04/05/2021 - 08:41
Share
Por: Hanoi Morillo.
Adultos mayores también pueden ser digitales

Si el Covid-19 nos ha hecho darnos cuenta de algo, es del poder de la tecnología digital. Con su ayuda, los empleados trabajan desde casa, tenemos reuniones en línea a través de Zoom o Teams, nos entretenemos viendo Netflix, compramos alimentos y medicinas en línea y nos mantenemos en contacto con nuestros seres queridos.  Si bien muchos nos estamos beneficiando o haciendo frente a la crisis con la ayuda de la tecnología digital, hay una gran parte de las personas mayores que corren el riesgo de perderse en esta realidad. Hay muchísimas personas mayores que han tenido que depender del uso de Internet por primera vez en su vida durante la pandemia.

¿Podemos imaginar lo increíblemente difícil que debe ser para alguien que nunca ha estado en línea, sobrevivir y hacer frente al Covid-19 cuando tantos elementos de la vida cotidiana ahora requieren el uso de tecnología digital? Si bien muchas personas mayores son extremadamente conocedoras de la tecnología, sabemos que las personas mayores tienen menos probabilidades de estar en línea que las personas más jóvenes.

Recuerdo haber leído el caso de una anciana que quería pagar su seguro médico con dinero en efectivo y fue rechazada debido a la preocupación de que su efectivo pudiera estar contagiando el virus. La mujer, que no había configurado el pago móvil, se quedó sola en el centro de servicio sin poder hacer nada. En otro caso, se le pidió a un adulto mayor sin teléfono que se bajara del autobús después de no mostrarle al conductor su código de estado de salud a través de la aplicación utilizada en todos los lugares públicos de China. Estos incidentes son claros recordatorios de la creciente brecha digital para las personas mayores.

Necesitamos ayudarlos y apoyarlos para que estén bien equipados para hacer frente a la tecnología digital y sus efectos durante la pandemia. Necesitamos iniciativas para potenciar a las personas mayores a ser usuarios activos de tecnología - no receptores pasivos de ella. Necesitamos esfuerzos más concertados y reflexivos para ayudar a las personas mayores con la tecnología digital y hacerles la vida más fácil, especialmente durante la pandemia. Tanto el gobierno como empresas privadas deben ser conscientes del problema de la inclusión digital de las personas mayores y deben trabajar juntos para apoyarlos a través de los desafíos digitales únicos que enfrentan durante esta crisis.

Algunos ejemplos de las cosas que podemos hacer: 

1. Trae lo “online” a la tienda offline: muchas tiendas físicas han comenzado a organizar asistentes en zonas dedicadas para ayudar a los clientes mayores a entender todo lo que tiene que ver con la compra online, desde pagos digitales hasta servicios de robots.

2. Desde teléfonos inteligentes con mayor volumen hasta electrodomésticos activados por voz. Los teléfonos inteligentes hechos a medida juegan un papel importante para facilitar la transición de las personas mayores al espacio digital. Recientemente han aparecido teléfonos con botones grandes, tamaño de fuente más grande y altavoces de alto volumen.

El año pasado, se lanzó en China el primer teléfono inteligente para personas mayores. El teléfono está equipado con servicios como asistencia remota, álbum sincronizado para compartir fotos familiares y servicios rápidos de consulta médica, útiles tanto para los ancianos como para sus hijos. Es importante destacar que permite a los hijos adultos administrar los teléfonos de sus padres ancianos desde lejos, algo que se vuelve más necesario a medida que las familias puedan estar separadas por las tendencias de trabajo remoto. 

3. Permitir que las personas mayores sean una buena inversión para las marcas.  La capacitación contribuye en gran medida a abatir el miedo que rodea a las nuevas tecnologías. Hay varias organizaciones que dan clases para personas mayores sobre cómo usar dispositivos digitales, comenzando con conceptos básicos como descargar aplicaciones y aumentando en complejidad para cubrir cómo hacer fila para una cita en el hospital virtualmente, escanear códigos QR y usar pagos móviles. Esto también tiene beneficios económicos. 

Con cada vez más personas mayores encontrando su lugar en el mundo digital, se está agregando combustible a la llamada “economía plateada” que ya está en auge.